Pásate al MODO AHORRO

Odón Elorza vs Marisol Garmendia: el inesperado duelo que inquieta al PSE

El ex alcalde de San Sebastián parece tener pocas opciones en las primarias frente a una rival que lo tilda de "vintage"

El actual diputado del PSE en el Congreso Odón Elorza. / EP
El actual diputado del PSE en el Congreso Odón Elorza. / EP

Cuando hace unos días Odón Elorza anunció que se presentaba a las primarias para optar a la alcaldía de San Sebastián, muchos en el PSE tuvieron que frotarse los ojos para creerlo. Porque casi nadie conocía el regreso de alguien que ya ocupó la alcaldía durante cinco legislaturas y veinte años (1991-2011). Entre los atónitos estaba su rival por el puesto, la portavoz socialista y segunda teniente de alcalde en la capital guipuzcoana, Marisol Garmendia, que no ha dudado estos días en calificar de "vintage" al ex regidor.  

Si ambos consiguen los avales necesarios para presentarse, el duelo está servido. Elorza versus Garmendia. El pasado contra el futuro, según la visión de ella. La veteranía contra la inexperiencia, según el prisma de él. Se trata, en todo caso, de una batalla inopinada en el PSE.

Incertidumbre

Porque pase lo que pase en las urnas, es evidente que la sorpresiva decisión del ex alcalde y ahora diputado en el Congreso ha cambiado el paso a su formación en San Sebastián. De una candidatura cantada a la incertidumbre. Y asimismo se ha generado cierta inquietud en el partido, tal y como han publicado varios medios en la última semana. 

Las quinielas internas y externas que ya se hacen fuera de los focos apuntan a una victoria clara de Garmendia y otorgan escasas posibilidades a Elorza. Pero ya se sabe que en política nada está escrito. La decisión está en manos de los 600 militantes de las tres agrupaciones socialistas en la ciudad donostiarra. 

La reacción de Garmendia a la decisión de Elorza consistió en afirmar que "no miro al pasado, a mí la política vintage no me gusta; cada uno tiene su sitio, su tiempo y ahora me toca a mí". Además, hizo hincapié en su intento de convertirse en la primera mujer que logre el bastón de mando del Consistorio donostiarra. 

Marisol Garmendia.
Marisol Garmendia.

¿Por qué?

La gran pregunta que sobrevuela en este asunto es por qué el ex alcalde ha dado este paso. "Lo hago de corazón, por pura pasión", afirmó Elorza el pasado miércoles en su primer acto público tras anunciar su decisión. En un artículo publicado en su blog aportó una explicación más amplia: "La razón sincera es la preocupación que me produce una peligrosa mezcla de autocomplacencia, pasividad e indecisión en la que flota Donostia y que impiden avanzar para afrontar sus retos". 

Quizás la explicación tambnién está en la propia forma de hacer política de Elorza, que es un eterno verso suelto. El diputado acumula varias sanciones en los últimos años por saltarse la disciplina de voto de su partido. La más reciente se produjo el noviembre pasado, cuando votó en contra de la candidatura de Enrique Arnaldo para el Tribunal Constitucional. Otra de las más sonadas ocurrió en 2014, cuando votó en contra de la ley que reguló la abdicación del Rey. Para algunos, esto es un signo de independencia. Y para otros, de deslealtad.  

El ex alcalde donostiarra también fue uno de los pocos diputados socialistas que no se abstuvo para facilitar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Alineado con el célebre "no es no" de Pedro Sánchez, adquirió cierta relevancia en el partido -con una secretaría en la ejecutiva- pero después su figura se difuminó entre los 'sanchistas'.  

Más allá de las hipótesis, el próximo miércoles se inicia el proceso de primarias del PSE en San Sebastián. Y este duelo inesperado está servido. 

 

Destacados