Pásate al MODO AHORRO

La regulación de los 'lobbies' en Euskadi sigue en el limbo

La propuesta para contar con un registro de grupos de presión fue aprobada en el Parlamento vasco en la anterior legislatura pero no se ha concretado

Pleno en el Parlamento vasco. / EP
Pleno en el Parlamento vasco. / EP

El Congreso de los diputados debate hoy la regulación de los 'lobbies' o grupos de presión que pretenden influir en la administración pública para conseguir su objetivos. La propuesta parte del PSOE. Se pretende elaborar un registro de grupos de interés en la Cámara y fijar cómo debe ser su relación con los miembros del Congreso. El trasfondo último de este objetivo es evitar las denominadas puertas giratorias, es decir, que los políticos favorezcan a determinadas empresas o personas y viceversa con vistas a lograr buenos puestos tanto en el ámbito público como en el privado. Se trata de elaborar un listado donde los ciudadanos puedan consultar quiénes pueden influir directa o indirectamente en la elaboración de normas y de políticas públicas.

En España se han regulado registros de 'lobbies' en Cataluña, Castilla-La Mancha y Madrid. Ahora se va a intentar legislar su situación también en el Congreso. En Euskadi, esta cuestión permanece todavía en el limbo aunque algún intento ya ha habido.

De hecho, la pasada legislatura se produjo un acuerdo entre Elkarrekin Podemos y el Gobierno formado por PNV y PSE para elaborar un proyecto de Ley de Transparencia que incluyese un registro de 'lobbies'. Se acabó la legislatura sin que se procediese a regularlo y así sigue. Algunos años más tarde, aunque dentro de la misma legislatura, también se alcanzó un acuerdo entre EH Bildu y el Gobierno vasco para poner en marcha una oficina anticorrupción y buenas prácticas que en cierta medida contemplaba también la regulación de los 'lobbies', pero se acabó la legislatura sin que diera tiempo a plasmarla. No obstante, el mandato del Parlamento sigue en pie y se supone que, en algún momento, el departamento que dirige la consejera Olatz Garamendi (Gobernanza Pública y Autogobierno) deberá desarrollarlo. Así al menos consta en el acuerdo de coalición firmado en septiembre entre el PNV y el PSE para esta legislatura

José Ramón Becerra, coportavoz de Berdeak EQUO y parlamentario de Elkarrekin Podemos en la legislatura anterior, defendió entonces la propuesta para la regulación de 'lobbies' que salió adelante pero que por ahora no ha desembocado en algo concreto. "Los 'lobbies' existen y van a seguir existiendo. No se pretende prohibirlos pero sí que hay que saber quiénes son, qué pretenden y cómo se financian", explica.

Se trata de evitar que avance la corrupción por favorecer a determinados intereses y, además, aumentar la transparencia en las instituciones. "Cualquier norma que se apruebe en ese sentido será buena porque ahora mismo no hay ningún control sobre los 'lobbies", asegura Becerra. Y no es cuestión de mirar siempre el lado negativo de las cosas. "No necesariamente estamos hablando de entramados oscuros, son personas o empresas que buscan su interés pero, si actúan como un 'lobbie', deberíamos saber de dónde viene ese interés y cómo se financia", insiste Becerra.   

"Hemos remitido otra vez la propuesta de una oficina anticorrupción pero, curiosamente, el acuerdo que se produjo en la anterior legislatura parece que ahora no cuenta con el visto bueno del Gobierno vasco. Veremos qué ocurre cuando vaya a trámite.", comentan ahora desde EH Bildu.

Lander Martínez, quien era entonces líder de Elkarrekin Podemos, dirige ahora Ahead, una recién constituida consultora recién de asuntos públicos. "Evidentemente estoy a favor de que se regulen los 'lobbies'. Ya lo propusimos en el Parlamento en 2016", confirma Martínez. Eso no quiere decir que sea contrario a la existencia de grupos de interés e incluso cree que "deben tener acceso a las instituciones, como otros agentes sociales, por supuesto también la ciudadanía".

Otra cosa es el modo y las formas de ese acceso. "No debe permitirse que se acceda a los políticos de forma opaca o informal, que es lo que ocurre en muchas ocasiones". Según entiende Lander Martínez, "ese acceso y el contacto tiene que estar regulado y ser transparente. La gente tiene derecho a saber a quiénes escuchan los políticos".    

La colaboradora de este medio Eva Silván también dirige una consultoría de asuntos públicos, en este caso Silván & Miracle. Expresa asimismo su opinión favorable a la regulación de los 'lobbies' "para poner a España en la linea de Europa para velar por la transparencia y el código de conducta de los políticos". La politóloga y también profesora ve esta norma necesaria porque hay que garantizar que los poderes públicos "miran por el bien común". Para Eva Silván, lo que se plantea en el Congreso "y se debería concretar también en el País Vasco" supone sin duda "un paso adelante porque evitar el oscurantismo siempre es bueno".

Silván precisa que no se cuestiona la labor de los 'lobbies' como expertos en ciertos temas de su incumbencia "y su influencia puede ser positiva en muchas ocasiones, pero las decisiones que se tomen por parte del poder político deben responder al interés común". En la Unión Europea esta regulación está mucho más asentada y, de hecho, un 'lobbie' debe estar antes debidamente registrado para reunirse con políticos y tanto el motivo como el contenido de esas citas son públicos.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados