Pásate al MODO AHORRO

Sánchez sale al rescate del PNV en su pugna con EH Bildu por la influencia en el Gobierno

Ortuzar advierte que "a uno ya no le consuela que le tilden de socio preferente" si las declaraciones no van acompañadas "de hechos"

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban en los pasillos del Congreso. / Efe
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban en los pasillos del Congreso. / Efe

En política nada suele ser casual. Cada momento precisa de un mensaje, de un gesto, de un reconocimiento. Es lo que ha hecho el presidente Pedro Sánchez con el PNV en el Pleno del Congreso de los Diputados. Insistir ante su portavoz, Aitor Esteban, en que son ellos, el PNV, "el socio prioritario y estratégico" del Gobierno para la aprobación de los presupuestos. No otros. El PNV. El mensaje conciliador del presidente en el Congreso llegaba justo una semana después de que el protagonismo mediático lo hubiera acaparado EH Bildu, que en su giro estratégico hacia un marco de partido útil e influyente, anunció el pasado miércoles que apoyará sin condiciones los Presupuestos Generales del Estado (PGE), rivalizando así con los jeltzales por la influencia en Madrid.

El presidente Sánchez ha tratado de calmara Aitor Esteban. Ha recordado que el PNV es el socio "estratégico" para la gobernabilidad de España y para la aprobación de los presupuestos de 2021. Que sigue siendo el interlocutor preferente en Moncloa. Antes, el portavoz jeltzale le había preguntado, durante la sesión de control al Gobierno, por el espíritu con el que afrontará los compromisos presupuestarios adquiridos con su grupo. Lo hizo Esteban advirtiendo a Sánchez de que la actitud del PNV en los presupuestos "dependerá" de la seriedad con la que actúe el Gobierno ante los acuerdos adquiridos, reprochándole que algunas partidas presupuestarias asignadas a Euskadi dejan "mucho que desear".

El presidente fue conciliador tras una semana complicada para el PNV, que ha visto cómo EH Bildu parece haber dejado a un lado sus reivindicaciones soberanistas, dando prioridad en sus discursos a los mensajes sociales. La pugna que se ha evidenciado durante la última semana entre los dos partidos nacionalistas vascos por la influencia en Madrid requería de un 'arbitraje'. Fue el presidente del Gobierno quien ejerció de mediador en el Pleno del Congreso de los Diputados. Sánchez le dijo Esteban que "la voluntad" del Gobierno por sacar adelante los compromisos adquiridos con el PNV "es máxima, total". "Es un socio estratégico del Gobierno", aclaró el Presidente, antes de señalar que "la ministra de Hacienda le tiende la mano para llegar a los acuerdos necesarios, que serán positivos para Euskadi y para el conjunto del Estado". El Gobierno "se toma en serio los compromisos con su grupo", aseguró el presidente.

Ese mensaje conciliador de Sánchez no fue sin embargo suficiente para el PNV. Su presidente, Andoni Ortuzar, aseguró más tarde que las delaraciones en el Congreso del presidente Sánchez "se tienen que demostrar". "A uno ya no le consuela que le tilden de socio preferente" si las palabras "no se acompañan con hechos", señaló en una entrevista a la 'Cadena Ser'. "Estamos un poco mosqueados" porque no se han cumplido los "acuerdos pasados", recordó Ortuzar, que urgió al Gobierno a que "se ponga las pilas". "Esperamos que no tengamos que ir a un no a los presupuestos en una situación tan compleja como esta", advirtió el presidente del EBB del PNV tras ser preguntado por la posibilidad de que su formación rechace los PGE.

Coincidencias entre PNV y EH Bildu

Previamente y sin referirse al acuerdo que el PNV dice tener con Hacienda para que no subiera los impuestos al diésel, Esteban sí señaló cuáles eran algunos de los compromisos pendientes con los jeltzales, como la encomienda de la entrada del AVE a las capitales vascas, o la concertación del impuesto de Transacciones Financieras o la llamada tasa Google. También el protocolo para el proyecto de soterramiento de Zorroza, en Bilbao, "muy importante y al que la población le preocupa mucho". "Debe demostrarse que hay voluntad y eso ha dereflejarse cuanto antes", advirtió Esteban, quien urgió al presidente Sánchez al recordarle que "el movimiento se demuestra andando; los hechos son los que conforman cosas".

Esa presura, esa necesidad de que las promesas se conviertan en algo tangible, es algo que necesita ahora el PNV, que ha visto cómo EH Bildu le trata de tú a tú desde hace una semana en Madrid con su anuncio de apoyar los presupuestos. De hecho, la formación abertzale presentó ayer una treintena de enmiendas a los PGE centradas, básicamente, en la políticas sociales, en el empleo y en las infraestructuras. Ninguna reivindicación soberanista. EH Bildu ha optado por mantener distancias con el PNV al rechazar partidas para el AVE, pero coincide en algunas demandas con los jeltzales, como en el proyecto de soterramiento de Zorroza.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído