Pásate al MODO AHORRO

Los tribunales se convierten en el único camino del Gobierno vasco para extraer gas en Álava

El departamento liderado por Arantxa Tapia sopesa la vía jurídica tras concluir el plazo para presentar un recurso de reposición en el Ayuntamiento vitoriano

Vista aérea del pozo Armentia-1 en Subijana. IREKIA
Vista aérea del pozo Armentia-1 en Subijana. IREKIA

Los servicios jurídicos del Gobierno vasco han descartado finalmente la vía adminitrativa y centran ahora su estrategia en la judicial para que la sociedad de hidrocarburos de Euskadi, Shesa, pueda seguir explorando el subsuelo alavés en busca de gas. Después de no recurrir en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz -el plazo para el recurso de reposición en el Consistorio terminaba este lunes-, el Ejecutivo vasco sopesa en la actualidad la posibilidad de acudir a los tribunales después de que el Consistorio vitoriano denegase a la sociedad pública la licencia de exploración el pasado mes de diciembre, según fuentes del departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente.

La búsqueda de gas en Vitoria podría cancelarse definitivamente. El Gobierno vasco ha decidido no interponer un recurso de reposición en el Ayuntamiento vitoriano y ahora solo tiene una opción para que Shesa pueda explorar el subsuelo alavés: interponer un recurso en los tribunales en las próximas tres semanas. "Todavía no está tomada la decisión de recurrir", advertían este lunes desde el departamento dirigido por la consejera Arantxa Tapia.

La exploración de gas en Álava se había convertido en un tema políticamente sensible. El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ya había anunciado que no modificaría la posición del Ayuntamiento en su negativa a los trabajos de prospección. Un recurso de reposición en el Consistorio por parte del Gobierno vasco hubiera visualizado, por tanto, posturas encontradas entre dos administraciones gobernadas por el PNV. Urtaran ya había advertido que se debía "en primer lugar al municipio y a cumplir la normativa del Plan General de Ordenación Urbana que prohíbe cualquier actividad extractora en el término municipal". "Esa posición no la cambiaremos", advirtió en diciembre. El alcalde fue más allá y señaló que, para desatascar la situación, sólo queda la salida que "ya señala la autorización de impacto medioambiental aprobada por Ministerio de Transición Ecológica, en caso de conflicto con la normativa municipal, que es la de que lo resuelvan los tribunales".

La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, y el alcalde de Vitoria, mantuvieron contactos en los que Gorka Urtaran insistió en su posición de respaldo a la estrategia del Ejecutivo, pero en los que ha recordado también que no puede contravenir la normativa municipal, insistiendo en que no cambiarán su posición. Tapia insistió en que el camino no estaba cerrado y que el proyecto de extracción de gas cuenta con el permiso más importante​, la autorización del impacto medioambiental. Su departamento tiene ahora tres semanas para tomar una decisión: o recurre en los tribunales o no se queda sin permisos para la exploración.

 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído