Pásate al MODO AHORRO

Las víctimas y los gobiernos central y vasco rechazan el último 'ongi etorri' a un preso de ETA

Agustín Almaraz salió de prisión tras cumplir condena durante 25 años por su implicación en cuatro asesinatos

Momento de la manifestación por la reagrupación de los presos de ETA en el País Vasco. / EP
Momento de la manifestación por la reagrupación de los presos de ETA en el País Vasco. / EP

El 'ongi etorri' realizado este lunes, 23 de agosto, por la tarde en el barrio bilbaíno de Santutxu al etarra Agustín Almaraz, que ha salido de prisión tras 25 años, ha provocado las críticas del delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso, y de diversas asociaciones de víctimas del terrorismo. Almaraz Larrañaga ingresó en prisión el 29 de diciembre de 1995, con una condena acumulada de 30 años y tres meses por los delitos de asesinatos, atentados y terrorismo. Participó en cuatro asesinatos, dos en San Sebastián y dos en Bilbao. Este lunes abandonó la prisión vizcaína de Basauri al terminar su condena, y por la tarde fue recibido en su barrio bilbaíno de Santutxu por decenas de personas, con un paseíllo y txistularis. 

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, según recoge la agencia Europa Press, ha mostrado su deseo de que la presión social ponga fin a los recibimientos a presos de ETA que, a su juicio, buscan "romantizar un pasado de sangre y lágrimas", y reabren "de forma inmisericorde" las heridas de las víctimas. Itxaso se ha referido, de esta forma, al pasacalles organizado el pasado lunes en Bilbao al recluso Agustín Almaraz, tras abandonar la cárcel, ante el que ha protestado las víctimas de la banda. 

Por su parte, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha criticado que se produzcan "enaltecimientos" a las personas que han salido de la cárcel "por cumplir con una condena impuesta por realizar un acto terrorista", ya que suponen una "revictimización gratuita de las víctimas". Por ello, espera que "no se generalicen estos actos ensalzamiento de la cultura de la violencia" porque "no aportan nada a la consolidación de la convivencia".

La Fundación Fernando Buesa ha comentado que "en el camino de la convivencia resulta inaceptable que los presos de ETA sigan siendo homenajeados a través de diferentes actos públicos, murales, pintadas y pancartas como las que se están exhibiendo este verano en multitud de pueblos. Este homenaje es un ejemplo de ello". Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo, ha criticado el pasacalles, "organizado para homenajear al asesino en serie de cuatro personas". En declaraciones a Radio Euskadi, Ordóñez ha señalado que con el homenaje de ayer "han traspasado otra vez la línea roja".
 

Archivado en:

Destacados