Pásate al MODO AHORRO

El exdirector de Santa Marina señala al 'fuego amigo' del PNV como causa de su dimisión

José Luis Sabas, que dimito tras conocerse que se saltó el protocolo de vacunación del coronavirus, declara que "Azkuna solía decir 'todos al suelo, que vienen los nuestros'"

José Luis Sabas
José Luis Sabas

El exdirector del hospital bilbaíno de Santa Marina, José Luis Sabas, que dimitió de su cargo tras conocerse que había recibido la vacuna contra la covid-19 saltándose el protocolo, ha asegurado que el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza sabía que se iba a vacunar a todo el personal del centro sanitario y que ha renunciado al cargo "por sus amenazas". Sabas afirma que avisó a los máximos responsables de Osakidetza de que iba a realizar una vacunación "masiva" en el hospital, muy afectado por casos de covid-19, y que recibió el visto bueno para hacerlo. Para él, la razón de el escándalo que ha desatado una tormenta política en Euskadi porque dos ex altos cargos del PNV se han saltado la lista de vacunación, nace precisamente en su partido. El que fuera miembro destacado del equipo del ex alcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, considera que "después de tantos años, a alguien no se le puede largar de una patada". Para, a renglón seguido y cuestionado por si se sentía dolido con su partido, asegurar que "cuando me cesaron de ETS lo hicieron un 30 de diciembre, en plena Navidad. No sé lo que está pasando en esta sociedad. Azkuna solía decir 'todos al suelo, que vienen los nuestros'.

La consejera conocía su vacunación

Sabas asegurá que, antes de iniciar las vacunaciones, habló el pasado viernes con la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, de administrar las dosis a toda la plantilla, y que desde el Departamento de Salud no les pusieron ninguna objeción, sino que les preguntaron cuántas vacunas necesitaban. "No hemos hecho nada malo. Tampoco éticamente. Los directivos de un hospital tienen tanta capacidad de contagiarse como cualquier otro trabajador", señala.

El exdirector de Santa Marina recuerda, en una entrevista que publica el diario El Correo, que este centro ha tenido una de las mayores tasas de covid-19 de toda la Comunidad Autónoma, y que es un gran receptor de personas mayores y de enfermos de las residencias, donde "se vacuna a todo el mundo".

José Luis Sabas y su homólogo del hospital de Basurto, Eduardo Maiz, que fueron concejales en el Ayuntamiento de Bilbao por el PNV durante varios mandatos y fueron dos de los más cercanos colaboradores del fallecido alcalde Iñaki Azkuna, tuvieron que abandonar su puesto al conocerse que habían recibido la vacuna contra la covid-19 aunque no son personal sanitario de "primera línea" contra la pandemia.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído