Pásate al MODO AHORRO

Alta tecnología para luchar contra el cáncer de próstata: así funciona la protonterapia

La protonterapia ataca al tumor allí donde está localizado y minimiza los efectos secundarios en el paciente

Alta tecnología para luchar contra el cáncer de próstata: así funciona la protonterapia. / Quirón
Alta tecnología para luchar contra el cáncer de próstata: así funciona la protonterapia. / Quirón

El cáncer ha mejorado notablemente los índices de supervivencia en Euskadi gracias a los avances en el diagnóstico precoz, las terapias personalizadas, los nuevos tratamientos y la investigación. Sus tasas superan incluso a las del resto de país y de la Unión Europea. El más frecuente es el de próstata, seguido del colorrectal, del cáncer de pulmón y del de vejiga. La edad media roza los 70 años y la incidencia se estima en 150 casos por cada 100.000 habitantes.

El cáncer de próstata es también el de mayor incidencia en España con más de 35.000 casos al año. La posibilidad de sobrevivir a esta enfermedad se ha triplicado en los últimos 40 años y en la actualidad el índice de supervivencia a 10 años ronda el 80%.

La protonterapia, una opción más

Este tipo de cáncer se desarrolla principalmente en hombres de edad avanzada. En la actualidad, la inmensa mayoría de casos (90%) se diagnostica en estadios iniciales. De ser así, el cáncer de próstata es curable en una gran mayoría de casos.

En los últimos años se han producido importantes avances sobre los diferentes procedimientos que han mejorado la supervivencia de los pacientes. Entre ellos, destaca la aparición de la protonterapia, que no ha formado parte hasta ahora de la terapia habitual dado que los tratamientos con rayos X y técnicas de alta precisión han demostrado una gran eficacia con un saldo de toxicidad mínimo.

Una novedosa alternativa

Esta nueva técnica es una precisa radioterapia que utiliza haces de protones para tratar tumores minimizando la irradiación de tejidos sanos. Viene a complementar otras alternativas como la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía, que ofrecían resultados de supervivencia bastante aceptables.

La protonterapia está indicada para tratar tumores próximos a órganos vitales que requieren ser preservados, como los cercanos al tronco cerebral, a la vía óptica, a la médula espinal, tumores del área de cabeza y cuello, y tumores pediátricos.

Quirónsalud, pionero en esta técnica

Quirónsalud dispone de un centro de protonterapia propio. Está situado en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón y está abierto a pacientes procedentes de toda la geografía española. De hecho, este grupo hospitalario ha sido pionero por traer a España la terapia de protones para el tratamiento del cáncer, ya que el centro ha sido el primero de sus características en España, tanto en la sanidad pública como privada. Se trata de una innovadora técnica, menos agresiva que la radioterapia tradicional y con menos efectos secundarios, que está especialmente indicada para algunos tipos de tumores y localizaciones muy concretas.

Hasta hace muy poco, los pacientes sólo podían visitarse en países donde existen unidades de este tipo. Ahora, lo pueden hacer un poco más cerca, en el Centro de Protonterapia de Quirónsalud. A disposición de pacientes de la sanidad pública y privada, ofrece tratamientos a enfermos de cáncer y también es un espacio de innovación e investigación con proyectos para mejorar los resultados de los tratamientos oncológicos y la calidad de vida de los pacientes. Desde la apertura del centro de Quirónsalud, a finales de 2019, ha aumentado el porcentaje de pacientes tratados con esta técnica.

Aplicación localizada

Esta tecnología utiliza partículas pesadas (protones) en lugar de rayos X o electrones. La intensidad modulada del haz de protones se adapta a la forma del tumor esculpiéndolo con radiación, lo destruye y hace que las células cancerosas no puedan reproducirse. Es una técnica muy recomendada también para los niños diagnosticados con cáncer, ya que permite preservar mejor los tejidos, que aún están en proceso de crecimiento, y reducir los efectos secundarios.

Entre los múltiples beneficios que ofrece la terapia de protones destacan la mínima o nula radiación en los alrededores del tumor, una menor dosis total por tratamiento, la reducción de riesgo de tumores secundarios y la mejora de la calidad de vida del paciente. “El haz de protones deposita la mayor parte de su energía destructiva en el lugar donde se encuentra el tumor, lo que posibilita que el tratamiento sea más agresivo con el cáncer y que se puedan suministrar dosis más altas al paciente”, ha explicado el doctor Raymond Miralbell, director científico del Centro Protonterapia Quirónsalud.

Proteus One: tecnología puntera

Quirónsalud ha elegido para su Centro un equipo denominado Proteus One. Esta máquina se basa en un acelerador de la familia de los ciclotrones adoptado por el 70% de los centros que ofrecen esta terapia en el mundo. Incorpora un sistema de escaneado del tumor para facilitar al médico la impartición de la dosis más adecuada. Es un sistema único y compacto (una sola sala) de tratamiento que es fácil de instalar, integrar y manejar.

A diferencia de los sistemas convencionales de terapia de protones, reúne en una sala multifuncional toda la tecnología necesaria para el tratamiento. Tiene capacidad para tratar entre 300 y 350 pacientes al año. Su diseño es ergonómico y prima la comodidad y la accesibilidad. Mientras el paciente está tumbado, la máquina puede girar 360° sobre él, aplicando los protones desde cualquier ángulo. Está equipado con los sistemas más avanzados para la toma de imágenes en 3D (radiografías estereoscópicas, etc.).

Archivado en:

Lo más leído
Destacados

Estamos abriendo esta sección. En breve publicaremos contenido.