Pásate al MODO AHORRO

Los productos de marca propia de Eroski se despiden de la grasa de palma

La cooperativa avanza en su compromiso por ofrecer una alimentación de calidad y saludable, y al mejor precio

Los productos de marca propia de Eroski se despiden de la grasa de palma. / Eroski
Los productos de marca propia de Eroski se despiden de la grasa de palma. / Eroski

La grasa de palma lleva años acarreando problemas a una sociedad que cada vez se preocupa más por su salud. Multitud de marcas del sector alimentario han sido duramente criticadas por utilizar este tipo de aceite para la elaboración de sus productos y es que el problema no sólo reside en que su consumo sea poco saludable, sino que su cultivo también genera un importante impacto medioambiental y social.  

Eroski siempre ha trabajado para mejorar cada día más la salud de sus clientes, y desde 2017 ha contribuido de forma sustancial a la eliminación del aceite de palma de sus productos de marca propia. Es por eso que, en 2018, la cooperativa incluyó esta decisión firme en uno de sus diez compromisos a favor de la salud y la sostenibilidad.

Pero, deshacerse de un ingrediente que está presente en muchos de los alimentos más consumidos de España (helados,bollería, chocolate…) no es un proceso sencillo. Por un lado, porque es un ingrediente económico y por otro lado, porque aporta una textura cremosa, consistente y suave.

Aun así, conscientes de la seriedad del asunto, y después de un largo recorrido de cuatro años, la cadena de cooperativa ha conseguido decir adiós a la grasa de palma del 100% de su oferta de marca propia. El objetivo es claro: ofrecer a sus clientes una alimentación saludable manteniendo su compromiso con ellos.

Con esta iniciativa, Eroski ha reformulado un total de 308 productos mejorando así su perfil nutricional y dando un paso más hacia la mejora de una oferta de calidad. Esta fórmula refleja la filosofía de la cooperativa, basada en “ofrecer una marca propia que tenga las mejores cualidades nutricionales”.

El aceite de girasol alto oléico como alternativa

Como alternativa a este producto, desde la compañía han apostado por el aceite de girasol alto oleico. Este alimento aporta una esponjosidad y textura muy similar al del aceite de palma, pero reduce la cantidad de grasa saturada hasta en un 80% o un 55%, como es el caso de algunas galletas o cereales. No hay que olvidar que hace años que la ciencia viene diciendo que una dieta rica en grasas saturadas puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

“El gran reto ha sido lograr productos igual de jugosos, esponjosos y tiernos, pero más saludables. A lo largo de todo este tiempo hemos hecho innumerables pruebas con varias grasas e ingredientes en distintas proporciones a través de ensayos y rigurosas catas. Un intenso trabajo, realizado codo con codo por los técnicos de Eroski y los equipos de I+D, Calidad y Producción de nuestros proveedores”, confesaba el director de Salud y Sostenibilidad de Eroski, Alejandro Martínez Barriochoa.

El valor de su marca propia

Lo cierto es que comer saludable y barato parece una misión imposible en muchas ocasiones. La cesta ‘saludable’ tiende a costar más. A través de su marca propia, Eroski ha conseguido un cambio de escenario que ofrece una alimentación con ingredientes que no perjudiquen a nada ni a nadie, a un precio asequible para todos los clientes.

Para conseguirlo, la empresa del sector alimentario ha trabajado conjuntamente con 40 productores y proveedores que incluso teniendo en cuenta que el aceite de palma es más barato que sus alternativas, han asumido los costes que suponía su eliminación.

Comprometidos con el medio ambiente

Las consecuencias medioambientales de su cultivo también han convertido el aceite de palma en un ingrediente de mala fama. Y es que la mayoría de veces se realiza sin ningún control ni medidas para el cuidado del entorno, provocando deforestación y pérdida de biodiversidad como ocurre en países como Indonesia o Malasia.

El hecho de eliminar de todos sus productos de marca propia la grasa vegetal más utilizada en el sector de la alimentación, muestra que la cooperativa sigue paliando el efecto que el desarrollo de su actividad tiene en el planeta.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados