Pásate al MODO AHORRO

El estreñimiento a partir de los 60 años: por qué se produce y cómo remediarlo

Eider Sánchez Tolosa, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa, propone una serie de claves para mejorar la movilidad intestinal y evitar así el estreñimiento

Estreñimiento. / QUIRON
Estreñimiento. / QUIRON

El estreñimiento es una patología muy frecuente en la población general, que aumenta conforme se van cumpliendo años. En la mayoría de las ocasiones no es grave, pero disminuye la calidad de vida de los pacientes que lo padecen. No es una enfermedad, pero sí es un síntoma de que la función intestinal no es la adecuada y está ocasionada por múltiples factores que contribuyen a acentuar el problema. 

El estreñimiento surge cuando se reduce la movilidad intestinal que conlleva la evacuación de las heces, algo muy común en las personas mayores. Como consecuencia, la defecación es menos frecuente o requiere de mucho esfuerzo. Esta disminución de la frecuencia de deposiciones (menos de tres veces por semana), asociada al aumento de consistencia de las heces, es hasta 25 veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Ocasional o crónico

Para poder tratar el estreñimiento, hay que averiguar si se trata de una circunstancia puntual, si está asociado a alguna patología o a algún tratamiento, o si se trata de una condición crónica. Especialmente en edades avanzadas.

“Muchas veces, el estreñimiento esta más presente en nuestras vidas a partir de los 60 años porque disminuye la motilidad intestinal, el movimiento que el intestino produce para poder impulsar las heces para que se puedan evacuar”, explica Eider Sánchez Tolosa, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa.

Las causas

Existen muchos condicionantes que predisponen al estreñimiento, y en la mayoría de las ocasiones su origen se debe a múltiples factores, como cambios en los hábitos de vida, envejecimiento que afecta a la fisiología intestina, determinadas enfermedades o cirugías previas, escasa ingesta de líquidos e incluso la ingestión de fármacos que provocan estreñimiento como efecto adverso. No evacuar con la frecuencia adecuada puede originar hemorroides, dolor intestinal, e incluso la formación de un tumor en el colon.

La especialista propone una serie de claves para mejorar la movilidad intestinal y evitar así el estreñimiento, que es muy recurrente a partir de los 60 años. A edades más avanzadas “tenemos menos motilidad, menos movimiento intestinal y por tanto necesitamos cierta ayuda”, señala.

Recomendaciones

Para combatir esta anomalía de la función intestinal, se recomienda beber agua, un mayor aporte de fibra y no caer en el sedentarismo, además de establecer una rutina para acudir al baño para acostumbrar al intestino a un horario.

 “Es importante beber la suficiente agua para que las heces estén bien hidratadas, tomar alimentos ricos en fibra que ayuden a esa motilidad y a que las heces están bien hidratadas y realizar ejercicio físico, como caminar, nadar. Cualquier actividad física ayuda a aumentar los movimientos peristáticos intestinales. El conjunto de todo ello nos ayudará a evitar el estreñimiento”, sostiene la doctora Sánchez Tolosa.

Cuidado con los laxantes

Cuando alguno de estos problemas aparece al llegar a la tercera edad, o se combinan, se debe acudir al médico para buscar una solución, y no intentar tratarlo por cuenta propia ya que. La automedicación puede ser peligrosa y afectar a otros ámbitos de la salud. El especialista es quien debe diagnosticar el problema y recetar el fármaco más adecuado a cada persona y situación. 

Los laxantes que se venden en herbolarios y farmacias sin la previa recomendación de un médico pueden llegar a ser contraproducentes. El cuerpo se acaba por acostumbrar a ellos, lo que impide el movimiento natural del tracto intestinal y genera cierta dependencia si se toma durante periodos prolongados.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados