Pásate al MODO AHORRO

Euskadi impulsa un plan para encabezar la reducción de la brecha salarial en el 2030

El objetivo prioritario del Departamento de Trabajo y Empleo es garantizar la igualdad salarial entre mujeres y hombres como medida de justicia y de beneficio para toda la sociedad

En Euskadi, el salario medio anual de las mujeres en términos de porcentaje representa el 76,4% del masculino; casi dos puntos por debajo de la situación del resto del país. Datos que no hacen sino confirmar que la brecha salarial todavía existe. Una distancia entre hombres y mujeres en el terreno laboral que se intenta aminorar y eliminar con las medidas existentes. 

Estas iniciativas se recogen en la Estrategia y Plan Operativo de Acción para reducir la Brecha Salarial en Euskadi que el Gobierno vasco acordó hace algo más de dos años con el objetivo prioritario de garantizar la igualdad salarial entre mujeres y hombres como medida de justicia y de beneficio para toda la sociedad. Un logro que ayudará a favorecer el crecimiento económico, el incremento de la productividad, así como la conciliación corresponsable. 

Y todo con la mente puesta en el año 2030. Dentro de una década, el País Vasco aspira a situarse entre las regiones europeas con menor brecha salarial. Se acabaría entonces con un problema que para el Departamento de Trabajo y Empleo dirigido por la vicelehendakari Idoia Mendia es una "desigualdad intolerable en una sociedad avanzada". 

Para atajarlo se trabaja en diversos retos con el objetivo de, entre otras cuestiones, eliminar la discriminación salarial, reducir la segregación ocupacional, profundizar en una educación desde y para la igualdad, así como sensibilizar y comprometer en el logro de este objetivo a la sociedad vasca en todos sus niveles, no solo en el laboral. 

De cara al próximo año, ese compromiso se amplifica. En la explicación presupuestaria, la vicelehendakari se ha referido al reto del trabajo igualitario y ha asegurado que "no podemos hablar de empleo decente si se mantiene una discriminación de hecho en los salarios por la condición de ser mujer, si la mujer sigue encadenada a la temporalidad y parcialidad no deseada en una sociedad que sigue atribuyendo a ellas la carga esencial de las tareas de cuidados familiares. Esta tarea debe ser del conjunto de una sociedad que se quiere mirar al espejo como cohesionada e igualitaria, y nuestra tarea como Departamento es incrementar todos los esfuerzos de sensibilización e información”. Esto se ha concretado en cuatro ejes, una veintena de directrices y 60 medidas concretas. 

Plan de igualdad en empresas 

Una de las medidas que ya se llevan a cabo es la obligación que tienen las empresas con más de 150 personas en plantilla de contar con un Plan de Igualdad. Hasta el primer trimestre de 2020 esa norma solo era para aquellas que superasen los 250 trabajadores. 

Supone, por tanto, un nuevo paso en la progresiva implantación de dichos planes de igualdad en todo el tejido empresarial vasco a futuro: a partir de marzo de 2021 deberá ser una realidad 

en firmas empresariales formadas con entre 100 y 150 trabajadores y un año después en las que tengan entre 50 y 100 empleados. 

Fraude en la contratación 

En este mismo sentido, durante el pasado año 2019 desde el Departamento de Trabajo y Empleo del Gobierno vasco se llevaron a cabo diversas actuaciones en materia de igualdad en el entorno laboral. Campañas de inspección con las que se pudieron transformar y ajustar a la legalidad un total de 6.379 contratos (3.376 mujeres y 3.003 hombres). Dicho de otro modo, el 30% de los más de 21.000 contratos de trabajo revisados durante el pasado 2019. 

A esto hay que sumar además otras 350 actuaciones inspectoras para la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, de las que 44 correspondieron a situaciones de fraude en materia retributiva de salarios entre ambos géneros. 

Para el próximo ejercicio, el Departamento de Trabajo y Empleo procederá a la revisión de los convenios colectivos desde la perspectiva de la igualdad salarial, a lo que dedicará 70.000 euros y establecerá un plan específico de la brecha salarial para la Inspección de Trabajo con una dotación de 150.000 euros. 

Campañas de sensibilización 

Este arduo camino, como reconocen fuentes del Ejecutivo autonómico, no estará exento de dificultades de aquí a 2030: fecha clave en el calendario para reducir ese porcentaje de brecha salarial entre hombres y mujeres. Logro que también persiguen otras de las medidas puestas en marcha por el Gobierno Vasco. 

Es el caso del impulso a las campañas de sensibilización dirigidas a la sociedad en general. En esta línea, el primer anuncio de 2020 visto en la televisión pública vasca iba en contra de la brecha salarial. Un hilo argumental que se repetirá de nuevo en el primer anuncio televisado de 2021. 

Profesiones masculinizadas 

Pero hay mucho más por hacer y en ello se trabaja. Es el caso de más programas para ayudar a la incorporación de un mayor número de mujeres a profesiones masculinizadas, facilitar la elección de estudios alejados de estereotipos de género, aumentar la valoración económica y social de aquellas personas empleadas en el sector de los cuidados, además de mejorar la tasa de actividad laboral de las mujeres. 

Para ello, se va a impulsar la creación en Lanbide de un programa de formación y contratación de mujeres en ámbitos masculinizados, al que el Gobierno vasco va a dedicar inicialmente un millón de euros. Esta iniciativa busca el mayor acceso femenino a puestos de trabajo donde están claramente subrepresentadas en la actualidad, y muy especialmente en el sector industrial. 

Retos para el 2021 

Un conjunto de medidas que continuarán implementándose, “por convicción y obligación”, el próximo año tal y como adelantó la responsable del Departamento de Trabajo y Empleo del Gobierno vasco, Idoia Mendia. 

En palabras de la propia consejera dicho compromiso se plasmará en una nueva campaña divulgativa en los medios de comunicación, programas de inclusión de mujeres en ámbitos masculinizados, así como en diversas actuaciones para llegar a cumplir el reto del trabajo igualitario. Todo ello con una inversión de 1.470.000 euros, de los cuales 1.170.000 millones son de nueva aportación mientras que el resto de las partidas se duplican. 

Acciones que incidirán en reducir la brecha salarial, garantizar la igualdad en el trabajo, así como poner en valor el emprendimiento y talento femeninos. Precisamente en este último punto se engloba una de las medidas novedosas del próximo 2021 y que tiene que ver con la creación de un paquete de ayudas para impulsar proyectos innovadores capitaneados por mujeres, así como la incorporación de estas a puestos de responsabilidad. 

En definitiva, acciones de igualdad donde se incrementarán todos los esfuerzos necesarios para crear una sociedad cohesionada e igualitaria.

 

Versión en euskera 

Destacados
Lo más leído