Pásate al MODO AHORRO
Logo Quiron

La tecnología abre el abanico de opciones de la terapia de protones

La protonterapia evoluciona, amplía su radio de acción y comienza a aplicarse en otras dolencias más allá del cáncer

Equipamiento de protonterapia de Quirónsalud / QUIRONSALUD
Equipamiento de protonterapia de Quirónsalud / QUIRONSALUD

La protonterapia surge como una alternativa avanzada, segura y efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer. Es una técnica que es capaz de incidir en el tumor a la vez que reduce el riesgo de dañar los tejidos sanos.

Este innovador tratamiento permite tratar multitud de casos de cáncer, sobre todo cerebrales y aquellos que están localizados a lo largo de la columna vertebral. Se trata especialmente de tumores próximos a órganos vitales que precisan ser preservados, como la médula espinal, tumores del área de cabeza y cuello, oculares y especialmente pediátricos.

Modernización continua

En los últimos años, este tratamiento ha experimentado numerosos avances ya que es una tecnología muy novedosa que permite trabajar sobre ella incorporando nuevas mejoras de forma constante. Este método permite utilizar haces de protones para extirpar tumores, minimizando la irradiación de tejidos sanos.

“Es muy posible que, dentro de cinco o diez años, la protonterapia esté indicada en cerca de un 15% tumores frente al 2% actual”, asegura el doctor Raymond Miralbell, director científico del Centro de Protonterapia Quirónsalud, el primero de sus características en España tanto en la sanidad pública como privada.

Un sistema revolucionario

El perfeccionamiento de este equipamiento ha permitido mejorar todavía más las prestaciones de esta radioterapia. El centro de Quirónsalud, ubicado en Pozuelo de Alarcón (Madrid), se convirtió en 2019 en el primero de España en usar esta terapia.  Y a finales del año pasado también fue pionero a nivel mundial en incorporar un innovador sistema desarrollado por DYN’R Medical Systems, para manejar el movimiento del tumor torácico y abdominal durante las sesiones de la terapia de protones.

 “Para nosotros ha sido muy importante incorporar esta nueva tecnología para controlar y monitorizar el movimiento respiratorio de los pacientes durante cada sesión, sincronizando el disparo del haz en el instante correcto, y mejorando en consecuencia la calidad y la eficacia de nuestros tratamientos”, ha explicado el doctor Alejandro Mazal, director de Física Médica del Centro.

Futuras aplicaciones

Aunque la protonterapia se aplica preferentemente para tratar a enfermos de cáncer, en un futuro no muy lejano sus aplicaciones irán en aumento gracias a la evolución tecnológica. Sería el caso de ciertos tumores benignos de los nervios craneales o del cuello, especialmente.

La doctora Morena Sallabanda Hajro, especialista del Servicio de Oncología Radioterápica del Centro de Protonterapia Quirónsalud, explica que incluso no se descarta adaptarla a la radiocirugía y a la radioterapia hipofraccionada. “Son técnicas que permiten impartir en las mínimas sesiones grandes dosis de radiación a tumores pequeños como metástasis cerebrales o malformaciones arteriovenosas”, señala.

Incluso “en un futuro próximo”, según añade el doctor Fernando Cerrón Campoo, especialista del Servicio de Física Médica del mismo centro, la precisión de haces de protones estará indicada para el tratamiento de arritmias cardíacas.

Menor equipamiento

Actualmente, su aplicación requiere unos aparatos muy sofisticados y de gran tamaño. Pero la ciencia ya está trabajando para reducir sus dimensiones y eso permitirá que se pueda desarrollar en más centros hospitalarios.

“Cualquier reducción en el tamaño del equipamiento y en su volumen de acción significa también una reducción en el volumen del edificio”, lo que permitirá ­–aclara el doctor Cerrón– “no solo instalarlo más fácilmente en los centros hospitalarios, sino también reducir los costos de inversión”.

“Probablemente, este avance hará necesario aumentar los recursos en esta tecnología y multiplicar el número de unidades de tratamiento que actualmente están en funcionamiento en España”, coincide el doctor Miralbell.

 

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Destacados