Pásate al MODO AHORRO

El alquiler de ropa para eventos vuelve a abrirse paso en Euskadi

H&M incorpora su primera colección de moda de alquiler en su tienda de Berlín

Interior tienda La Más Mona/EP
Interior tienda La Más Mona/EP

La apuesta por buscar modelos de negocio alternativos, como el alquiler de ropa, estaba en su momento de auge en el momento que se vio sacudida por la pandemia. Cerca de un año y medio más tarde, cuando parece que las restricciones empiezan a suprimirse poco a poco y vuelve la nueva normalidad, este fenómeno reaparece con más fuerza que la que tenía. Los eventos especiales y las bodas que tuvieron que suspenderse o aplazarse por seguridad retornan su cauce y de la mano entra en juego esta práctica que se creía olvidada. 

Los vascos, por su parte, no se han querido quedar atrás y han retomado el orden, pero de la forma más espectacular posible. Es por eso, que muchos de los invitados o protagonistas de las ceremonias han optado por la opción del alquiler de trajes para lucir radiantes. “Esta alternativa está cada vez más presente en la sociedad. Su uso se está extendiendo de manera rápida, sobre todo entre la gente más jóven”, señala Lorena Rodriguez, encargada de la tienda ´La más mona Bilbao`, uno de los  espacios más característicos del sector en la zona norte. 

La despreocupación es uno de los principales motivos por los que se hace un gran uso de estos servicios. “La gente viene, se lo prueba. Si les queda bien y les convence lo vienen a buscar un par de días antes del evento y luego lo devuelven sin tenerle que hacer nada. Para muchos es una maravilla”, manifiesta Rodríguez. Los precios varian en función de la indumentaria y el diseñador. Pueden ir desde los 50 euros hasta cifras bastante más elevadas, aunque lo común es el alquiler de las prendas más asequibles. La empresa también cuenta con tocados, adornos o accesorios para complementar el outfit. 

Fue precisamente de esta misma marca el vestido largo negro de seda con escote palabra de honor que lució, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís en los Premios Platino del Cine Iberoamericano el pasado tres de octubre. 

Aunque ´La más mona` está orientada, principalmente, a las mujeres, los hombres no se quedan atrás con esta tendencia y buscan locales que ofrezcan los mismos servicios pero con vestimentas para caballeros. Desde la tienda Derby Gardeazabal ubicada en la capital vizcaína, donde alquilan chaqués y smokings exponen que la práctica del alquiler de ropa para bodas y eventos está a la orden del día. “Llevamos siete años dando este servicio, y cada año ha ido en aumento. La gente, sobre todo aquellos que tienen muchos compromisos de este tipo, se decantan cada vez más por no llenar el armario de prendas que luego no van a volver a utilizar. Prefieren optar por esta opción que además te permite innovar e ir vestido de manera diferente en acontecimiento”

Además, supone una manera de ahorrar dinero. Mientras que la compra de un traje supone una inversión de unos 1.300 euros de media, el alquiler del pantalón, levita y chaleco desciende a 175. “En el caso en el los interesados tengan más eventos, lo pueden realquilar, y aun así les sigue saliendo más económico”, declara Maribel Idiri, empleada y responsable de la sección de trajes. 

Las grandes compañías se suman a la práctica

El número dos a escala mundial de distribución de ropa, H&M, se suma al fenómeno del momento. Lo hace incorporando su primera colección de moda de alquiler en la tienda de la compañía en Mitte Garden (Berlín). La iniciativa, que ha lanzado doce prendas para este servicio, con precios que oscilan entre los cinco y nueve euros por día, podrá llevarse a cabo a través de una aplicación en la que los usuarios podrán informarse de la vida de las prendas y de quienes las han adquirido durante ese periodo de tiempo. Cuando las piezas son devueltas, se lleva a cabo una limpieza y desinfección de ellas para que pueda ser utilizada por un nuevo cliente. 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados