Pásate al MODO AHORRO

Aterriza en Euskadi el nuevo 737 Max de Boeing

El avión ha llegado este jueves al aeropuerto de Foronda, cubriendo la línea Vitoria-Milán y lo seguirá haciendo una vez por semana

Un avión a punto de despegar /EP
Un avión a punto de despegar /EP

El nuevo avión Boeing 737 MAX ha aterrizado en el aeropuerto de Foronda el pasado jueves. Lo ha hecho después de más de dos años sin pisar Euskadi debido al bloqueo que sufrió por parte de los reguladores aéreos de todo el mundo en marzo del 2019 después de sufrir dos accidentes en un periodo de seis meses, uno en Indonesia y otro en Etiopía, en los que fallecieron un total de 346 personas. Ahora, regresa a Euskadi de la mano de Ryanair, después de que la compañía comprara varios aviones de la nueva versión y aunque no los ha destinado a cubrir sus propios recorridos, lo hace cubriendo la ruta de cada jueves Vitoria-Milán.

Los informes señalaron que habría defectos en el diseño y el rendimiento del avión, utilizando tecnologías problemáticas, concretamente en el software, diseñado para empujar automáticamente el morro del avión hacia abajo en ciertas condiciones y que se consideró como el causante de los accidentes. La compañía esperaba que los pilotos, a los que no había formado para utilizar este sistema, fueran capaces de resolver cualquier problema que presentase.

Cerca de 400 aviones de todo el mundo tuvieron que desprogramarse, lo que supuso una crisis para Boeing, que vio paralizada la entrega y producción del "avión más vendido del mundo", así como una drástica reducción de su imagen de marca. Por ello, la vuelta al servicio del 737 MAX el 18 de noviembre de 2020  en los Estados Unidos y en otros mercados después de casi dos años en tierra fue un "paso importante" para la compañía. Desde su vuelta, el fabricante aeronáutico ya ha entregado más de 130 aviones 737 MAX y las aerolíneas han devuelto al servicio más de 190 aviones de este modelo. No obstante, la compañía sigue trabajando con el resto de reguladores y aerolíneas a nivel mundial para conseguir que el modelo esté operativo en todo el mundo. 

Durante el tiempo de su retirada expertos de la EASA estuvieron trabajando en la certificación del avión, que recibieron el visto bueno de la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos para volver a operar tras diversas modificaciones de software. Diferentes aerolíneas aportaron durante su paralización, recomendaciones sobre cómo mantener los aviones tierra, así como ofreciendo información útil para el proceso de mejora del aparato. Además, el tiempo de pausa, se hicieron vuelos de prueba con las autoridades de Estados Unidos, Canadá, Brasil y la Unión Europea para conseguir la certificación.

 

Destacados