Pásate al MODO AHORRO

Aumentan las contrataciones de detectives para luchar contra el absentismo y vigilar el teletrabajo

El absentismo laboral y el teletrabajo aumenta los casos de despido por fraude o actos incompatibles con la situación de baja

Detective privado investigando un caso de absentismo laboral. /EUROPAPRESS
Detective privado investigando un caso de absentismo laboral. /EUROPAPRESS

La llegada de la pandemia ha cambiado nuestras rutinas y hábitos requiriendo nuevas adaptaciones. Es el caso del teletrabajo, donde muchos trabajadores se han visto obligados a  trasladar sus oficinas a los salones de sus casas. Esta situación ha resultado muy atractiva para un pequeño porcentaje de los asalariados, que han aprovechado la oportunidad para limitarse su propio horario durante la jornada laboral o incluso para no cumplir con sus obligaciones. Por eso, el número de empresas que han contratado a una agencia de investigación para averiguar si sus asalariados estaban realizando las tareas encomendadas ha aumentado en estos últimos meses.

El absentismo laboral, que ha alcanzado el máximo histórico con un 7,1% durante el pasado año 2020, es otro de los motivos por los que las empresas han recurrido a este tipo de servicios. Una de las responsables de la agencia SANTYANA de Euskadi, experta en este área, asegura que estos casos son mucho más frecuentes de lo que pensamos, además “el poco descaro con el que lo hacen, les facilita mucho poder demostrarlo”. “En la mayoría de ocasiones se suelen cumplir las sospechas de la empresa, ya que gran parte de ellos son ‘bajistas’ profesionales que han utilizado esta técnica en varias ocasiones. Si no es muy recurrente la excusa de que alguien de su familia ha tenido un contacto estrecho con algún positivo y que necesitan la baja. Pero es muy raro que una empresa contrate nuestros servicios para un trabajador ejemplar”, señala Gonzalo Zubeldia, detective de Norte y asociados

Los expertos trabajan estos aspectos con seguimiento “puro y duro”. Nos plantamos en el domicilio de la persona y vemos que hace. Si se queda en cuarentena en su domicilio o si sale a la calle. Habitualmente suelen aprovechar la oportunidad para trabajar por su cuenta y llevarse el 100% del beneficio”, manifiesta Zubeldia. El tema del teletrabajo resulta más complicado de poder verificarlo. “Tienes que ingeniárselas para tener cierto acceso al domicilio, ver que está en casa durante su jornada laboral, que no sale a la calle o está en el parque jugando con los niños”, añade. 

Por el contrario, las contrataciones de la calle han caído. Los casos de investigación de infidelidades o de robos han disminuido considerablemente en algunas agencias vascas. Según Zubeldia “La crisis ha atacado a la mayoría de la gente, y para este tipo de ‘problemas menores’, por calificarlos de alguna manera, no nos han contratado. Le han dado prioridad a otras cosas. Al final es un servicio del que puedes prescindir”. 

Servicios de tarotista

El procedimiento a seguir una vez que se les pilla es emprender acciones legales, ya que se considera un fraude contra la propia empresa y la seguridad social. En el último caso que ha ganado la empresa SANTYANA, donde una auxiliar de un comedor que se encontraba de baja por dorsalia fue pillada por los detectives de esta agencia ofreciendo servicios remunerados de  como tarotista y masajista sanadora, reiki tibetano, y masaje anti-estrés, el Tribunal Superior de Justicia desestimaba el recurso impuesto por la trabajadora  y ratificaba la declaración de procedencia del despido. Otros, sin embargo, prefieren dejar de lado los tribunales e intentan llegar a un acuerdo entre la empresa y el trabajador con el fin de no dejar marca en el currículum. 

 

Lo más leído
Destacados