Pásate al MODO AHORRO

Bilbao descarta crear un medio de transporte público por la ria

El ayuntamiento no ve viable esta opción, que serviría para unir el Casco Viejo con la isla de Zorrozaurre, porque solo atraería a un centenar de viajeros al día

Ria de Bilbao. / Ayuntamiento de Bilbao
Ria de Bilbao. / Ayuntamiento de Bilbao

El Ayuntamiento de Bilbao ha descartado establecer un servicio público de transporte de viajeros por la ría, tras analizar un estudio que llega a la conclusión de que no se trata de una alternativa viable ya que, según los cálculos, sería utilizada por poco más de un centenar de personas al día.

El estudio, realizado por la consultora bilbaína Ingartek, indica que, en la situación actual del transporte en la capital vizcaína, un servicio público fluvial que conectase el Casco Viejo con la isla de Zorrozaurre, con una frecuencia de 10 minutos, solo atraería a 108 viajeros diarios.

El trabajo, presentado este lunes en una comisión municipal, concluye que un servicio público de viajeros por la ría de Bilbao no mejoraría la oferta de transporte en la capital vizcaína, no sería competitivo para unir Zorrozaurre con el resto de la ciudad y requeriría de una "elevada" inversión en personal y en barcos, por lo que "no se considera una alternativa viable".

Según informa Efe, el concejal de Movilidad, Alfonso Gil, ha dicho que le hubiera gustado que el estudio ofreciese otro resultado, pero ha indicado que los números de viabilidad no son buenos "incluso con todas las variables jugando a favor".

Ha recordado que el Ayuntamiento encargó este estudio tras ser aprobada por el pleno municipal una iniciativa en este sentido presentada por el PP, cuya portavoz, Raquel González, ha "lamentado" hoy la "oportunidad perdida" para establecer un servicio público de transporte por la ría.

Susana Alarcón, de la consultora Ingartek, ha detallado ante la comisión municipal las conclusiones del estudio, en el que, a la hora de definir el posible servicio fluvial, se ha analizado la oferta actual de transporte en el entorno de la ría, los puntos singulares del recorrido, la integración del nuevo servicio en el modelo de la ciudad, los puntos de intermodalidad y la llegada hasta Zorrozaurre-

Se ha estudiado un hipotético recorrido con 6 paradas: salida desde el puente del Arenal con una estación en el Casco Viejo, otra en la Universidad de Deusto, una tercera en el Palacio Euskalduna y tres paradas en la isla de Zorrozaurre, la nueva zona de transformación urbanística de la capital vizcaína en la que se calcula que vivirán unas 15.000 personas en el futuro.

Para que este recorrido fuese competitivo debería tener una frecuencia de paso de 10 minutos, siempre teniendo en cuenta que la velocidad de navegación actual máxima permitida por la ría es de 3 nudos, unos 5,5 kilómetros hora.

En estas condiciones, el estudio indica que el servicio de transporte por la ría no sería capaz de derivar desplazamientos de otros modos de transporte y no mejoraría los tiempos de duración de los viajes. Todo ello, teniendo en cuenta que en Bizkaia se producen unos 540.000 desplazamientos diarios.

Se estima que, en la situación actual, solo 108 usuarios utilizarían el servicio fluvial con la frecuencia de 10 minutos. Cuando el desarrollo de Zorrozaurre llegue al 100 por cien, el volumen de viajeros solo subiría hasta las 516 personas al día.

Con una velocidad de 10 kilómetros/hora, el estudio calcula que el servicio sería utilizado por unas 2.300 personas en días laborables.

Se necesitarían 14 barcos para prestar el servicio a la velocidad actual de 3 nudos (serían 8 barcos al doble de velocidad), una "inversión importante" a la que habría que añadir un gasto notable en materia de personal, pues el servicio estaría en funcionamiento desde las 7 de la mañana a las 22 horas de la noche. El precio sería el mismo que un viaje en Bilbobus.

La representante de Ingartek ha indicado que las conclusiones del estudio obedecen a que la oferta actual de transporte público en Bilbao es "muy potente", sin que un nuevo servicio por la ría tuviese capacidad para atraer viajeros de otros modelos de transporte, como el autobús o el tren. 

Destacados