Pásate al MODO AHORRO

Uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida

La Asociación Española de Cáncer estima que en Euskadi desde que comenzó la pandemia el diagnóstico precoz ha bajado más de un 20%

Uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida / EP
Uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida / EP

Los que padecen cáncer están considerados como grupo de alto riesgo en esta pandemia, sin embargo, aún no han recibido su dosis contra este virus que hace más difícil aún su día a día. El Ministerio de Sanidad ya ha dado luz verde para vacunar a este colectivo junto con los pacientes con trasplantes, VIH o síndrome de Down. Estas personas recibirán las vacunas de Pfizer y Moderna a la vez que la población de entre 70 y 79 años. En Euskadi aún no se contempla esa posibilidad. Osakidetza comenzará a vacunar a este colectivo una vez acabe con los octogenarios, de los que tan solo el 18% de ellos están completamente inmunizados y el 60,3% han recibido la primera dosis. Estos pacientes deberán esperar unas semanas para su turno porque el ritmo de vacunación continúa siendo lento en Euskadi. Una vez se acabe con ese grupo 366.000 personas vulnerables tendrán prioridad para vacunarse. 

El cáncer es la primera causa de muerte en hombres y mujeres en Euskadi. Esta enfermedad deja al año 9,5 millones de muertes a nivel mundial, según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). La Sociedad Española de Oncología Médica subraya que la mitad de los hombres y un tercio de las mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida. Los datos asustan. “No hay nada peor que padecer una enfermedad como esta”, reconoce María, una paciente recuperada. Ante estas cifras está claro que la irrupción de la pandemia ha dado un giro de 360º grados a los sistemas sanitarios. Indirectamente ha afectado a los pacientes y familiares con cáncer.  Por ejemplo, reduciendo el número de oncólogos o derivándolos a otros servicios. Muchos expertos, asociaciones y familiares coinciden en que “la atención si se ha reducido, pero la recibida ha sido muy correcta y más eficiente. Los médicos eran más cercanos”, asegura Gabriel Otalora, gerente de AECC Bizkaia.  

Las cifras son preocupantes y crecen año tras año. A día de hoy se diagnostican alrededor de 18 millones de casos nuevos cada año en todo el mundo. La AECC estima que, en menos de 20 años, en 2040, la cifra aumente y llegue hasta los casi 30 millones de diagnósticos globales. La pandemia del coronavirus empeora el estado de la enfermedad y sobre todo aquellos que tienen que convivir con ella. Retrasos en los diagnósticos, miedo, soledad, aplazamiento generalizado de citas o cambios en el sistema sanitaria son solo algunas de las consecuencias que ha provocado la covid-19 a los pacientes. En esta enfermedad el diagnóstico precoz es la clave y la pandemia lo ha reducido un 21% en los servicios vascos de salud.  

El coronavirus ha dificultado la vida de estas personas por el miedo al contagio. El cáncer da miedo y aún sigue siendo un tabú en muchos sectores de la sociedad. La pandemia ha generado que estas personas se refugien aún más en sí mismo y acudan a sus tratamientos y citas con más miedo de lo normal. “Mi vida antes no era del todo normal, pero desde que comenzó el estado de alarma, ha empeorado muchísimo. Me siento sola y tengo miedo a todo, no hago nada por si me contagio”, confiesa una paciente que ha querido mantener su anonimato y que acude semanalmente a quimioterapia. 

Más de 6.000 muertes al año por cáncer en Euskadi  

El cáncer es la primera causa de muerte de la población vasca contabilizando el 30,8% de las muertes. Anualmente se diagnostican aproximadamente 13.000 nuevos casos en nuestra comunidad. Según los últimos datos del Instituto Vasco de Estadística, Eustat, en 2019 Euskdi registró 6.309 fallecimientos por tumores o cánceres, mientras, las muertes por la covid-19 en los tres territorios son 4.020. A nivel nacional anualmente mueren, aproximadamente, más de 200.000 personas por algún tipo de cáncer, mientras que las muertes por coronavirus no superan las 70.000 en más de un año. Desde las asociaciones recuerdan que "la pandemia es importante, pero se irá, y el cáncer no. Por eso, necesitamos un sistema sanitario preparado, que no se pare y que continúe investigando y tratando". 

Las cifras del cáncer asustan y la vulnerabilidad de sus pacientes en esta pandemia ha generado una situación extrema para muchos de ellos. La vacunación parece que ha incluido, por fin, a este colectivo, que hasta el momento se encontraba sumido en la incertidumbre ante la falta de información por parte de los gobiernos. “La oncóloga nos comentó que nos llamarían por la gravedad de su situación a principios de año, pero todavía estamos esperando, incluirles en la vacunación por lo menos nos da un atisbo de esperanza. Por no exponerse no hace prácticamente nada”, comenta Maider, hija de una paciente con cáncer de mama.  

Archivado en:

Lo más leído
Destacados