Pásate al MODO AHORRO

Los concesionarios reclaman un cambio estructural para impulsar la venta del coche eléctrico

Los profesionales del sector aluden a la falta de infraestructura que impide la evolución de las ventas en la Comunidad Autónoma Vasca

Venta de coches en Euskadi. EP
Venta de coches en Euskadi. EP

Los conesionarios vascos aseguran estar preparados para la transición del coche eléctrico en el marco propuesto por la Comisión Europea para la comercialización exclusiva de vehículos con emisiones a partir de 2035 -el 90% íntegramente eléctricos- para lo que en Euskadi "hace falta un cambio estructural". "La venta de vehículos eléctricos sigue siendo residual porque no hay una infraestructura acorde, por lo menos en Euskadi, en Madrid y Barcelona la legislación invita más a dar ese paso", explica Javier Bagues, gerente el Grupo Gorla, al frente de casi una treintena de centros en la Comunidad Autónoma Vasca.

En el mes de julio se vendieron en Euskadi el 2,78% del total de los coches eléctricos vendidos en España y un total de 168 matriculados frente a 6.043 en el conjunto de comunidades, cifra que dista de comunidades como Madrid, con 3.013 eléctricos vendidos o los 817 en Cataluña. Las subvenciones del nuevo Plan Renove y la tercera línea de ayudas del programa Moves con hasta 7.000 euros por cada vehículo no han incentivado como se esperaba la compra de modelos expuestos a dificultades como la escasa autonomía o la falta de puntos de recarga. 

El plan, contempla 7,3 millones de euros para financiar hasta con un 80% del coste de instalación para puntos de recarga en garajes de comunidades de vecinos, parkings públicos o empresas, ante lo que los administradores de fincas alertan sobre la sobrecarga de trámites y la falta de preparación de los garajes sin un sistema de ventilación que cumpla los requisitos para el sistema de recarga. "Además de la escasez de puntos de carga hay un porcentaje muy elevado de vehículos que pernoctan en la vía, una situación, si cabe, más complicada", afirma Bagues, "hay núcleos con multitud de cargadores públicos donde recargar en el mismo centro, pero nosotros estamos muy lejos".

El director general de Mercedes Benz-España, Emilio Titos ya advertía de esta realidad sobre el coche eléctrico en Euskadi que "no se vende como se anunciaba" y pedía a la administración mayor concrección en los detalles de la apuesta por este modelo con el que quedan dudas pendientes de cara a claríficar su mercado. Las subvenciones públicas y promoción por los vehículos cero emisiones relega a un segundo plano los problemas de índole económica a la que se suprepone los condicionantes para mantener operativo el vehículo y amortizar su capacidad que le restan competitividad a pesar de una apuesta firme para canalizar su venta. 

"Podemos hacer una pequeña transición en el vehículo publico con una estructura de carga rápida, pero es complicado hacer una transición ordenada desde el particular en el País Vasco con la cantidad de vehículos con la red de carga carga actual que complican cualquier viaje de más de 100km", apunta Bagues. 

Destacados