Pásate al MODO AHORRO

El confinamiento genera un descenso del 14% en los divorcios vascos

El experto en Derecho de Familia, Kepa Ayerre, explica los factores que han influido en la bajada de las demandas de disolución matrimonial este año pandémico

Juzgado de Bilbao/ EP
Juzgado de Bilbao/ EP

Los divorcios han bajado este pasado año 2020 un 14,1% en Euskadi. Las demandas de disolución matrimonial han pasado de 4.339 en 2019 a 3.723 este año. Un 2020 que ha estado marcado por la crisis sanitaria del coronavirus y el confinamiento, una de las mayores causas de este descenso. Los divorcios de los vascos se han reducido en 614 de un año a otro. El cuarto trimestre del año fue el que menos solicitudes de este tipo registró en los juzgados vascos, solo un 5,4% por cada 10.000 habitantes. En todo el año el porcentaje alcanzó el 16,8%. Euskadi se ha convertido en la segunda comunidad autónoma con la cifra más baja de España. 

La media nacional ha registrado una reducción global del 13,3%, según el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, es decir, 54.960 divorcios menos que en 2019. “Teniendo en cuenta el año pandémico y el parón de tres meses, los datos pueden ser razonables”, reconoce Kepa Ayerre, colegiado en el Colegio de Abogados de Bizkaia y experto en Derecho de Familia.  

Esta bajada se ha dado, principalmente, por tres factores: el confinamiento, que paro la mayoría de actividades judiciales durante tres meses; el cansancio generalizado de la población y la crisis económica. Durante los meses de confinamiento hubo una bajada muy pronunciada y una posposición generalizada de los procesos de divorcio. “La gente no tenía interés en empezar nada, no había nuevos clientes”, confiesa el colegiado. En esos meses las peticiones de divorcio cayeron más de un 40%. “Ha sido un año difícil, teniendo en cuenta el lapso temporal durante un trimestre entero, que aun genera colapso en los juzgados, se puede entender la bajada”, explica Ayerre. Después de esa parálisis y con la reapertura de los juzgados se produjo una evolución al alza de las disoluciones matrimoniales. 

Esta crisis sanitaria va de la mano de la crisis económica, que es una prioridad para muchos. “Te centras en tu negocio, en trabajar y el matrimonio queda en segundo plano”, aclara el experto en Derecho de Familia. El abogado afirma que es un año con muchas variables y que “el cansancio emocional también afecta”. Muchas parejas confian en que cuando esta situación acabe la cosa cambiará. Sin embargo, Ayerre tantea que muchos divorcios también "han podido ser ocasionados precisamente por el confinamiento, por estar encerrados tanto tiempo". 

Cada vez hay menos divorcios en Euskadi 

Ahora, la situación no es crítica y prima la estabilidad, aunque el colegiado reconoce que durante “los últimos años si que se ha visto una tendencia de descenso en los divorcios”. Ya en la crisis económica anterior, la de 2008, se produjo una situación similar pero no tan acusada. Desde 2006 hasta 2009, el número de divorcios se redujo en casi 40.000, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En estos últimos diez años las cifras han continuado disminuyendo, en 2010 se registraron un total de 110.321 y en 2019 95.320. "Las primeras semanas se noto mucho, pero ahora el sector está en una situación más habitual", concluye Ayerre. 

 

Destacados
Lo más leído