Pásate al MODO AHORRO

Las víctimas ven el comunicado de los presos como "un cálculo estratégico y no una reflexión ética"

La AVT considera que hay que ser "escépticos" porque la organización terrorista "muchas veces ha dicho una cosa y hecho otra"

Un 'ongi etorri' en Euskadi.
Un 'ongi etorri' en Euskadi.

Covite, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo, valora positivamente que el EPPK afirme que van a renunciar a hacer ongi etorris a los presos de ETA a su salida de prisión, pero remarca que “de la izquierda abertzale no queremos palabras, sino hechos” y la acusan de haber hecho esta declaración "por un cálculo estratégico y no por una reflexión ética". En este sentido, desde Covite exigen a la izquierda abertzale no solo que cesen los ongi etorris, sino toda expresión de legitimación y justificación a ETA.

“Que dejen de llamar presos políticos a los asesinos de nuestros familiares. Que dejen de exigir su impunidad en multitudinarias manifestaciones. Que saquen a ETA del espacio público, de las calles de todos y no hagan pintadas, pancartas, etc. de exaltación a ETA. Y que dejen de homenajear también a etarras fallecidos”, ha reclamado Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite y hermana del asesinado Gregorio Ordóñez.

La AVT por su parte considera que hay que ser "escépticos", pues la organización terrorista muchas veces "ha dicho una cosa y hecho otra". Maite Araluce, presidenta de la AVT, considera que "no era normal que en una sociedad sana hubiera estos actos". "Es un alivio a las víctimas pero es una decisión que llega tarde. Para conseguir la normalidad en el País Vasco y realmente para que las víctimas descansemos tranquilas deberían colaborar con la justicia para resolver casos sin resolver", ha señalado.

Sara Buesa, hija del dirigente del PSE-EE y exconsejero del Gobierno vasco, Fernando Buesa, asesinado por ETA en el año 2000, cree que es "significativo" este paso. A través de las redes sociales, ha calificado de "significativo que las personas presas digan que no quieren protagonizar recibimientos públicos". A su juicio, se trata de "una aproximación al dolor de las víctimas, a la que ojalá prosiga la reflexión sobre el daño injusto e irreparable causado por sus actos".

Covite también tacha de “cínico” el comunicado de los presos, ya que en él acusan a las víctimas de “buscar la venganza con voluntad de imponer un relato falaz que distorsione el conflicto”, así como “la confrontación en vez de la convivencia”, en palabras del propio EPPK en su escrito. Consuelo Ordóñez califica de “inaudito” que “después de que llevemos muchísimos años aguantando las humillaciones y provocaciones de la izquierda abertzale, encima nos acusen a las víctimas de querer venganza y de ser un impedimento para la paz y la convivencia. Precisamente si hoy disfrutamos de una convivencia en paz y libertad es gracias a que las víctimas nunca nos hemos vengado ni nos hemos tomado la justicia por nuestra mano”.

Hace escasas horas, el colectivo de presos de ETA, EPPK, ha anunciado su deseo de que los recibimientos a los presos de la banda terrorista excarcelados se desarrollen de forma "privada" y "discreta" cuando lleguen a sus localidades o en la misma salida de las cárceles, según recoge en un comunicado enviado al diario Gara.  El EPPK reconoce que los homenajes públicos que se han ido produciendo a lo largo de los últimos años han generado "dolor" a las víctimas y que su deseo es "aliviar todo sufrimiento y abrir nuevas opciones, ir sanando heridas y fortalecer la convivencia entre la ciudadanía vasca".

No son las únicas reacciones que han surgido a raiz de este comunicado. Desde el PSE, su líder Eneko Andueza, ha celebrado "la victoria que supone para las víctimas y para los que suman por la convivencia que se anuncie el final de los homenajes a los terroristas". En este sentido, ha denunciado que los llamados 'ongi etorris' suponen "una doble humillación" para las víctimas y son "inaceptables en una sociedad decente".

Por su parte, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado que "sin duda es un paso positivo" el anuncio de los presos de ETA de poner fin a los recibimientos públicos a los etarras excarcelados, pero ha considerado que "llega muy tarde". Ortuzar ha pedido a la izquierda abertzale que vaya más allá y "reconozca que ETA no debió existir y que se causó un dolor injusto a las víctimas y un daño irreparable a la sociedad".

Mientras, desde el Partido Popular, Carlos Iturgaiz ha expresado su opinión a través de las redes sociales. "El pacto Sánchez-Otegi, presos por presupuestos, avanza. Lo dicho por Otegi en Éibar se activa: pasan a privados los vomitivos recibimientos y así conseguir de Sánchez la excarcelación de asesinos etarras y blanquearles. Ni Sánchez tiene escrúpulos ni Bildu respeto a las víctimas", ha escrito en Twitter.

Archivado en:

Destacados