Pásate al MODO AHORRO

Debify abre su primera oficina en Bilbao

La startup, dedicada a la cancelación de deudas , suma con esta la quinta apertura dentro de todo el territorio español

Un hombre le entrega a otro un manojo de billetes / EP
Un hombre le entrega a otro un manojo de billetes / EP

Debify, la primera startup de concurso de acreedores express, abre su primera oficina en Bilbao. Con esta nueva apertura, la empresa ya cuenta con un total de cinco locales. Málaga y Valencia son junto con la capital bizkaina, las nuevas incorporaciones, que se suman a Madrid y Barcelona. El  despacho de abogados especializado en Derecho Concursal y en la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad y que pertenece al grupo Attolon, apuesta por  un modelo, también presencial, en las principales ciudades del territorio español. “El procedimiento con  el que trabajamos se puede llevar telemáticamente. Sin embargo, estamos optando por esta nueva forma de trabajo para crear más confianza con los clientes ”, señala Carlos Guerrero, abogado Concursalista y CEO de Debify

En la actualidad, la empresa cuenta con 500 procedimientos a nivel de España y ha logrado cancelar diversas deudas. Entre las más significativas se encuentra el caso de una familia barcelonesa que consiguió librarse del pago de 55.000 euros a través de un Acuerdo Extrajudicial de Pagos o la de una familia madrileña en la que la economía doméstica peligraba, y a la cual le perdonaron un crédito de 78.733 euros. En su caso, las cuotas del préstamo se iban acumulando ya que no podían pagarlas a medio ni a largo plazo. 

La Ley de Segunda Oportunidad permite a particulares y autónomos librarse de todas las deudas que no pueden pagar. Este proceso ofrece a las personas físicas la posibilidad de reestructurar sus deudas en un proceso negociado. Si las negociaciones no llegan a buen puerto intervienen los Tribunales, permitiendo el perdón judicial de lo debido. La norma aprobada en 2015, pero que encuentra en la actualidad su momento de máxima utilidad, permite eliminar deudas de hasta 5 millones de euros a aquellas personas que no han tenido culpa en su estado de insolvencia y que tienen un historial crediticio limpio. Además, evita la responsabilidad de avalistas, como en los casos en los que un familiar o allegado ha ayudado a obtener financiación. De este modo, el interesado podría librarse de su responsabilidad. Con este procedimiento también puede conservarse parte del patrimonio.  

El proceso, que requiere un elevado grado de experiencia y mantener al día la última doctrina judicial, se puede hacer mediante un acuerdo o una orden judicial.  De esta manera, se añade así a otras formas de concurso, como el Express, que al tramitarlo el empresario puede cerrar su proyecto rápidamente, evitando gran parte de los costes temporales y económicos asociados al concurso de acreedores y evitando riesgos legales.

Este sistema, está importado de la normativa europea y está cogiendo presencia en España. Cada vez más familias se están acogiendo a él. Según un informe del Consejo General del Poder Judicial, se ha detectado un incremento superior al 60 % en las solicitudes presentadas durante el primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo en 2020.

 

Archivado en:

Destacados