Pásate al MODO AHORRO

Los delitos ambientales detectados en Euskadi descienden un 36% en dos años

La mayoría de los delitos contra los recursos naturales están relacionados con vertidos e incendios forestales

Vertedero de Zaldibar/EFE
Vertedero de Zaldibar/EFE

La detección de delitos ambientales en el País Vasco ha descendido un 36,7% en los últimos dos años al pasar de 30 investigaciones realizadas en 2019 hasta 19 a octubre del pasado año 2021. La Sección Central de Delitos de Medio Ambiente y Urbanismo de la Ertzaintza ha investigado durante este periodo un total de 73 presuntos delitos en Euskadi en colaboración con las fiscalías especializadas y los diferentes juzgados de instrucción. La gran mayoría de las diligencias abiertas son por vertidos contaminantes, incendios forestales y ataques a la flora y fauna del territorio con 34 investigaciones llevadas a cabo en territorio bizkaino, 20 en Gipuzkoa y 19 en Álava. Así se desprende de los datos facilitados por el Departamento de Seguridad a petición del grupo parlamentario de EH Bildu. 

La Sección de Medio Ambiente y Urbanismo de la Ertzaintza ha abierto durante los últimos tres años 24 diligencias relacionadas con los recursos naturales, lo que incluye todo tipo de vertidos en aguas continentales superficiales. En este sentido, detallan que tienen consideración de ilícito penal los casos en los que se determina la existencia de una mortandad de fauna acuática o que las características del vertido puedan causar daños sustanciales al medio ambiente. 

Los incendios forestales han supuesto otras 16 investigaciones entre 2019 y 2021. En este apartado, los responsables de la Ertzaintza han destacado la colaboración con la Policía Foral en la investigación del incendio que arrasó en el mes de febrero cerca de 2.000 hectáreas de monte que afectaron a la Comunidad Navarra y a la zona de Bidasoaldea en Gipuzkoa, además de Iparralde. Son competencia de la sección los incendios que afectan a una superficie superior a 40 hectáreas o, siendo menor, cuando se ocasiona afección medioambiental, cuando afecta a algún espacio natural protegido, y cuando el incendio implica la activación de cualquier plan de emergencias relacionado con el caso.

Asimismo, han llevado a cabo 16 investigaciones relacionadas con la flora y la fauna, 7 casos diligenciados por malos tratos animales y 5 investigaciones por delitos contra el patrimonio histórico-arqueológico. En este último apartado, destacan los operativos "Ondare" y "Burdin" en Álava para aflorar la sustracción de vestigios históricos en diversos yacimientos alaveses. Las denuncias fueron asumidas por agentes especializados en la investigación de delitos contra el Patrimonio Cultural pertenecientes a esta la Sección de Medio Ambiente y Urbanismo. El resto de investigaciones han estado relacionadas con delitos de falsedad documental, ordenación del territorio y urbanismo o, incluso, homicidio imprudente.

Vertedero de Zaldibar

Uno de los trabajos más destacados de este equipo ha sido hacer frente al deslizamiento de la masa de residuos del vertedero de Zaldibar el 6 de febrero de 2020 que provocó la desaparición y muerte de Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze, así como "daños sustanciales" para el medio ambiente. La Sección de Medio Ambiente y Urbanismo de la Ertzaintza, en calidad de Policía Judicial, está siendo la responsable de la investigación para esclarecer los hechos en los dos procedimientos judiciales abiertos por los juzgados de primera instancia e instrucción números 1 y 2 de Durango. En este sentido, este equipo es el que está practicando las pruebas específicas, especializadas y multidisciplinares como declaraciones testificales, inspecciones oculares técnico policiales, informes periciales, entradas y registros, entre otras.

Marco competencial

En la Junta de Seguridad celebrada en junio pasado se llegó a un acuerdo en el que se recuerda que "en materia de investigación de delitos ilícitos administrativos relacionados con el medio ambiente acontecidos en Euskadi, la competencia corresponde a la Ertzaintza". Este asunto viene a colación de varios casos relacionados con delitos medioambientales que llevó a cabo la Guardia Civil como, por ejemplo, el vertido registrado en 2020 de la incineradora de Zubieta que se sospecha que podría haber matado a quince ovejas. "Desde el mes de junio a la actualidad no ha habido ninguna actuación que suponga una falta de respeto del marco competencial de la Ertzaintza", indica la Policía autonómica.

Labores de asesoramiento a otras unidades policiales

La Sección de Medio Ambiente y Urbanismo de la Ertzaintza tiene actualmente en ejecución 22 asesoramientos a otras unidades policiales en las citadas materias de recursos naturales (vertidos, malos tratos animales, patrimonio histórico, flora y fauna o incendios forestales). Además, este equipo imparte formación medioambiental en la Academia Vasca de Policía y Emergencias tanto a patrullas del entorno rural, como a cursos básicos, policías locales y en cursos de ascenso y de investigación criminal. Desde 2015 a la actualidad se han realizado un total de 191 acciones formativas en la academia.

Entre las oportunidades de mejora de la Sección de Medio Ambiente y Urbanismo de la Ertzaintza, sus responsables han destacado el impulso al trabajo colaborativo y las alianzas con otras administraciones e instituciones públicas y privadas; la potenciación de la formación básica homogénea para los nuevos agentes formados en la Academia Vasca de Policía y Emergencias, y para los cursos de especialización y ascensos; y la mejora de la supervisión de las investigaciones medioambientales de la Ertzaintza.

Archivado en:

Destacados