Pásate al MODO AHORRO

La desigualdad de género en el diseño de la vivienda, "un problema histórico y estructural"

El Gobierno vasco editará una guía con perspectiva de género en diseño de viviendas, un "primer paso" para adaptar el modelo de vivienda a las nuevas necesidades

Unidad convivencial. /EP
Unidad convivencial. /EP

La arquitectura, el diseño de vivienda y urbanismo no son neutros, "sino que reproducen, en el espacio habitable o urbano, los estereotipos de género". Así lo explica Claudia Penesse, doctora arquitecta y experta en procesos de regeneración urbana y diálogo social: "Desde la época vitoriana el modelo sigue siendo el mismo, el patriarcado relega a la mujer al espacio privado y al hombre al espacio público, esto influye hoy en día en el dibujo de la vivienda, con cocinas aisladas y una estructura jerárquica" que, según afirma, divide y determina los roles en la unidad familiar. En este sentido, el Gobierno vasco trabaja para contrarrestar este tipo de desigualdades a través de una nueva guía para la incorporación de la perspectiva de género en el diseño de la vivienda más allá de los mínimos exigibles que plantea el futuro decreto de habitabilidad. Así lo ha dado a conocer este lunes el consejero de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno vasco, Iñaki Arriola en la inauguración del curso de verano de la UPV/EHU "Género, arquitectura y vivienda". 

El consejero ha explicado que el nuevo decreto incidirá, con su aprobación a finales de este año, en la igualdad de género al proponer "la desjerarquización de la vivienda rompiendo su configuración tradicional separada y compartimentada para integrar los espacios con el fin de que las tareas del hogar sean visibles y compartidas por la unidad familiar", así como la perspectiva de género "en el diseño de edificios, evitando recovecos y ángulos ciegos que creen inseguridad en portales y zonas comunes".

Se trata de "adaptar las vivienda a las nuevas necesidades", explica Inés Sánchez Madariaga, coordinadora del curso  y asesora del Ejecutivo en la inclusión de la perspectiva de género en el decreto de habitabilidad que, en este sentido, propone mejorar los estándares de tamaño para las diferentes actividades ampliando "a un mínimo de diez metros el tamaño de las habitaciones" y no ocho y seis metros, como se estipula para segundas y terceras habitaciones de la vivienda respectivamente, así como el tamaño de la cocina o espacios reservados al almacenamiento. "El parque debe ser adaptable en el futuro porque la construcción dura mucho más que una estructura social, se trata de responder a las necesidad actuales con una mayor diversidad y que permitan esa versatilidad a futuro, hay que pensarlas para que sean objetos de rehabilitación", explica Madariaga.

Del discurso a la realidad

La tarea institucional es determinante, pero para llevarla a cabo "se debe pasar del discurso a la realidad, si las políticas de igualdad no tienen como base la teoría feminista los cambios serán más maquillaje que sustancia", expresa Penesse desde el Colegio de Arquitectos en Euskadi, que aplaude perspectiva de género como eje transversal en las directrices de la agenda urbana para contrarrestar un sistema enquistado en un diseño 'obsoleto'. En este sentido, detecta la sensibilidad en la demanda de la población hacia otro tipo de convivencia, si bien existen barreras normativas en torno a códigos éticos, ordenanzas municipales y otras limitaciones que "deben ser el siguiente paso". 

El modelo de vivienda "sigue orientado a la pareja con descendientes, alejándose de realidades más complejas y la existencia de otro tipo de núcleos familiares, colectivos de inmigrantes con organizaciones familiares diferentes o unidades convivenciales formadas por amigos o compañeros de piso", afirma, "debe romperse la barrera histórica entre la dimensión de lo público y lo privado, visibilizar determinadas tareas y romper la tipología de dos, tres o cuatro habitaciones, que no responde a las necesidades de familias monoparentales". 

Desde el Gobierno vasco, el director de Vivienda, Suelo y Arquitectura, Pablo García Astrain admite complicaciones que responden a las particularidades de cada proyecto: "La rehabilitación tiene unos condicionantes que obstruyen mucho más estas recomendaciones, la idea es que la vivienda reformada tienda a parecerse a la nueva que responde a nuevos modelos y directrices". Claudia , Penesse sitúa la rehabilitación del parque de vivienda en Euskadi la estrategia en el futuro, copando la vivienda de segunda mano alrededor del 80% de la compra venta en Euskadi según datos del Colegio de Agentes Inmobiliarios de Bizkaia. "Para combatir el cambio climático no se necesita construir más vivienda, igual que en este caso, es necesario intervenir, adaptar las leyes y establecer políticas de cara a trabajar en un cambio profundo". 

En este contexto, desde el Gobierno se pretende incorporar la perspectiva de género "a la ciudad, la normativa urbanística y la vivienda no solo es una cuestión de justicia social, sino también una oportunidad para mejorar el diseño de las políticas urbanas y territoriales, y las propias ciudades".

Archivado en:

Lo más leído
Destacados