Pásate al MODO AHORRO

La Diputación rechaza frontalmente el proyecto de dos centrales de bombeo en Álava

Ramiro González asegura que "no se va a llevar a cabo" al no respetar la biodiversidad del territorio

Imagen de una planta hidroeléctrica/EP
Imagen de una planta hidroeléctrica/EP

La Diputación de Álava se muestra tajante y rechaza de pleno el proyecto de implantar dos centrales hidráulicas de bombeo en el territorio. El diputado general de Álava, Ramiro González,  ha asegurado que el plan "no se va a llevar a cabo", ya que "no respeta la biodiversidad" de Álava. Fuentes del Gobierno foral han señalado a 'Crónica Vasca' que este tipo de proyectos de energía renovable "no responden a la realidad del territorio" y han reiterado su intención de aportar por energías renovables que mantengan el equilibrio con el medio natural. Así, Álava se suma también a las reticencias que el Gobierno vasco mostró ayer cuando trascendió la noticia.

Atalaya, una compañía especializada en el desarrollo de proyectos de energía renovable, ha planteado el desarrollo de dos centrales hidraúlicas reversibles con un sistema de almacenaje de energía en batería de hasta 25 GWh. Se trata de dos infraestructuras con el nombre de Vitoria y Subijana, ambos en Álava. La primera consta de una capacidad de generación de 1.300 MW, además de una batería de almacenamiento de 14,6 GWh. Mientras que la segunda central, la de Subijana, planea 1.040 MW y un sistema de almacenaje de 11,2 GWh. En total, la capacidad de generación de ambas instalaciones supondría multiplicar por 15 los 153 MW que actualmente hay instalados en energía eólica en Euskadi. 

El mecanismo de bombeo es una tecnología de generación hidráulica que requiere de un salto importante de altura y de dos balsas de agua a desnivel. La caída se emplea para obtener energía con la que alimentar la red eléctrica, pero también para activar el funcionamiento de bombeo que eleve de nuevo el agua para cerrar el circuito. 

El proyecto se encuentra en manos del Ministerio de Transición Energética, quien es el encargado de realizar el estudio de impacto ambiental. Los municipios afectados son todos alaveses y afectan en su mayor medida a la zona de la Sierra de Badaya (Ribera Alta, Kuartango, Nanclares, Zigoitia) y la zona del embalse de Ullibarri y donde está también la fallida balsa de Noryeste (Arrazua-Ubarrundía y Vitoria). En la Sierra de Badaya, desde el Monte Oteros y hacia Subijana, existe un importante desnivel, así como acuíferos que podrían servir de base para el desarrollo de la infraestructura. 

Archivado en:

Destacados