Pásate al MODO AHORRO

Erne denuncia que "solo hay dos patrullas para cubrir desde Getxo hasta Plentzia"

ErNE denuncia una falta de planificación de las actuaciones policiales que se suma a un déficit de entre 800 y 1000 agentes

Patrulla policial. / EP
Patrulla policial. / EP

Las celebraciones en las 'no fiestas' son una realidad ante la que el Gobierno vasco intenta hacer frente con un mayor número de agentes durante el verano que no convence al sindicato de la Ertzaintza. En este sentido, ErNE denuncia una falta de planificación de las actuaciones que se suma a un déficit de entre 800 y 1000 agentes en primera línea, según indica el secretario general de ErNE, Roberto Seijo, que alude a falta de plantilla para gestionar ciertos operativos. En concreto, la comisaría de Uribe Kosta cuenta, en numerosas ocasiones, con "dos patrullas para cubrir desde Getxo hasta Plentzia". Ubicaciones en las que la plantilla municipal no está de servicio por las noches e incluso los fines de semana, lo que requiere acudir a la Ertzaintza en caso de altercados que debe hacer frente a dispositivos con falta de agentes, trasladan desde ErNE. 

Las localidades vascas afrontan un segundo verano sujeto a restricciones por la pandemia en las que las fechas de las tradicionales fiestas patronales suponen celebraciones al margen de la legalidad y, con ello, el consecuente pico de contagios y ataques a cuerpos policiales cuya falta de recursos ha dado lugar a un proceso de creación de una bolsa de agentes para prestar servicios de forma temporal en las policías locales. Una medida que supone "un parche más" para afrontar las graves situaciones a las que se enfrenta la policía, según afirma ErNE, quien insiste en la necesidad de organización y coordinación con el cuerpo que "no se está dando".

El mismo sindicato ya alertó al Ministerio de Interior de la situación de los agentes para "trasladarle la preocupación" sobre la seguridad e integridad de los agentes y la "inactividad" del Gobierno vasco que, si bien pone en marcha una OPE para abordar las 'no fiestas' no responde a la demanda del cuerpo que alude a la falta de organización como herramienta principal para afrontar las operaciones. 

La Consejería, informó a finales de junio de dispositivos policiales conjuntos y coordinados de la Ertzaintza y las policías locales para reforzar las funciones preventivas y anunció operativos especiales de protección ciudadana de manera coordinada que permitan la prevención de incidentes y delitos, además del cumplimiento de las normas sanitarias en vigor para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Medidas preventivas que según el sindicato policial, no se están dando en la medida en que requiere las situaciones vividas las últimas semanas. 

Método disuasorio en los botellones

Son, de hecho, medidas preventivas y "disuasorias" lo que plantean desde el cuerpo para hacer frente a botellones y aglomeraciones que, una vez se dan y acude la patrulla "no tiene ninguna eficacia policial". Un ejemplo de este operativo disuasorio se dio en la final de fútbol, en el que las patrullas operativas desde por la mañana impidieron las aglomeraciones antes de que estas se produjeran, para ello "la idea es que haya patrullas ubicadas en diferentes puntos desde media tarde". 

El secretario de la organización insiste en la necesidad de mejores dispositivos y medios materiales para evitar enfrentamientos y agresiones con ertzainas y policías municipales a las que siguen sin poder hacer frente, aún con el plantemiento de un refuerzo temporal. 

Archivado en:

Destacados