Pásate al MODO AHORRO

La pandemia deja 600 profesores de baja al día durante la primera semana del reinicio escolar

Un 8% de la plantilla docente de la escuela pública vasca se ha cogido la baja en la primera semana del reinicio del curso escolar

Un niño con mascarilla en un aula de un colegio/EP
Un niño con mascarilla en un aula de un colegio/EP

El cambio de los protocolos de rastreo en Osakidetza no sólo ha hecho que baje la incidencia del virus en los datos que ofrece semanalmente Salud, una cuestión directamente unida a que se efectúan muchas menos pruebas PCRs en Euskadi, sino que también conlleva que los colegios mantengan todas sus aulas abiertas. Con una tasa de incidencia que multiplica por cuatro la positividad respecto a diciembre, la falta de un protocolo de rastreo hace que no haya clases confinadas tras el reinicio del curso escolar.

El consejero de Educación, Jokin Bildarratz, se ha congratulado de que, en la primera semana del año, se ha logrado reiniciar las clases "con todas las aulas abiertas" en la Comunidad Autónoma Vasca con el objetivo de "garantizar la presencialidad" escolar, mientas el número de profesores de baja continúa al alza en la escuela pública vasca.

Un reto, que ha asegurado, no era fácil de lograr ante el elevado índice de contagios en la sociedad vasca y ha recordado que la tasa de incidencia el pasado 11 de enero estaba en los 6.936 casos por 100.000 habitantes, mientras que antes de las Navidades estaba situada en los 1.495 casos por 100.000 habitantes. "En sólo 20 días la tasa de contagios se multiplicó por cuatro", ha reseñado. 

A pesar de este aumento en la tasa de positividad, todas las clases en Euskadi están abiertas, mientras que en diciembre eran 460 las aulas cerradas de más de 200 centros educativos. Una situación que claramente ha cambiado tras el nuevo protocolo de rastreo instaurado la pasada semana en Euskadi que reduce considerablemente la detección de virus en los positivos de los test de antígenos. 

El nuevo protocolo escolar no establece el número de casos positivos para cerrar un aula y son los propios centros escolares, junto con la red de vigilancia y rastreo, los encargados de decidir el confinamiento de las clases. El Departamento tan solo definió la pasada semana que "un brote se da a partir de 3 alumnos o alumnas positivos". 

Bildarratz ha explicado ante el Parlamento vasco que el nuevo protocolo escolar, elaborado junto al Departamento de Salud, se adecúa a "la alta transmisión del virus" y, básicamente, cuenta con tres nuevas medidas: el refuerzo del uso de la mascarilla en el patio, vuelta a las burbujas en el aula y la aplicación de esta burbuja también en las actividades extraescolares. 

El Departamento de Educación ha gestionado 3.032 sustituciones entre el profesorado en la primera semana tras el reinicio del curso escolar en este año 2022, con "una media de 600 sustituciones al día" en la escuela pública vasca. Teniendo en cuenta que la red pública escolar vasca cuenta con unos 38.000 docentes, el 7,97% de los docentes han estado de baja durante esta primera semana del mes de enero.

A estas sustituciones en la red pública hay que sumar las que se han realizado en los centros privados y concertados. Educación ha gestionado "sin problemas" la mayoría de las bajas y adelantó al 5 de enero la posibilidad de que los centros escolares pudieran adelantar sus demandas de solicitudes. El consejero de Educación, Jokin Bildarratz, ha ofrecido estos datos durante la comisión de Salud celebrada este lunes en el Parlamento vasco en la que ha informado de la situación de la pandemia en el sistema escolar. 

Por otra parte, Educación ha informado que 77.140 niños de entre 5 a 12 años han recibido la primera dosis de la vacuna, un 53,2% del total, y ha animado a las familias a vacunar sus hijos, ya que en las clases de mayores de 12 años, en las que los jóvenes están vacunados, "se han cerrado muy pocas aulas".

La oposición critica falta de rastreo en la aulas

La oposición parlamentaria ha criticado duramente la gestión educativa que se está realizando frente a la pandemia. Rebeka Ubera, de EH Bildu, ha denunciado "la falta de rastreo" en la escuela y la "preocupante falta" de notificación de los casos positivos en las aulas. Por su parte, Laura Garrido (PP+Cs) ha señalado que las familias "no saben a que atenerse" cuando se produce un brote en los colegios y ha criticado la "falta de información" que hay al respecto. Una situación que también ha puesto de manifiesto Jon Hernández, de Elkarrekin Podemos-IU, quien ha censurado "las carencias" y "mala gestión" del actual protocolo.

Al respecto, Bildarratz ha señalado que un alumno se queda en casa "si es positivo, tiene síntomas o es contacto estrecho de un positivo". "Si se dan varios positivos en un aula, la decision (de clausurarla) corresponde al Departamento de Salud", ha añadido.

Campaña de matriculación

Y en este contexto pandémico ha arrancado este lunes la matriculación para el curso 2022/2023 en la escuela vasca. Una pandemia que tiene su impacto en la matriculación, sobretodo en las etapas educativas más tempranas, y se une a la bajada de la natalidad que estima una caída del 30% entre los alumnos en edad de iniciar su etapa educativa

Destacados