Pásate al MODO AHORRO

Envases que superan los prejuicios y reivindican la calidad de su contenido

Txakoli en lata, vinos en 'bag in box' y aceite en tetra-brick son productos clásicos que mudan su formato

La bodega alavesa 'Artomaña Txakolina´ ha apostado por la lata como nuevo envase./ Xarmant
La bodega alavesa 'Artomaña Txakolina´ ha apostado por la lata como nuevo envase./ Xarmant

La palabra prejuicio, definida por la Real Academia Española, es un juicio previo o idea preconcebida, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal. Existen muchos prejuicios en el mercado y en el consumidor sobre la calidad de un producto en función del envase en el que va metido. Puede ser un reflejo de la sociedad en la que vivimos y donde, normalmente, se le da mayor importancia al envase que al contenido. Es más, los expertos en marketing indican que uno de los principales motivos de compra de un producto es el envase. Pues hay varios ejemplos de productos que apuestan por librarse de esos prejuicios y han mudado su traje tradicional por una vestimenta más actualizada sin miedo a afrontar el rechazo que generan de inicio.

Txakolí alavés en lata como alternativa a la botella

Los nuevos formatos que compiten con la tradicional botella comienzan a hacerse un hueco incluso en los mercados más tradicionales como es el negocio del vino. Es el caso de la bodega alavesa 'Artomaña Txakolina' que lleva un año envasando el vino en lata. Su gerente, Mariano Álava, reconoce en 'Crónica Vasca' "las reticencias" que produce la lata dentro de su sector, pero tiene claro "las ventajas" que supone este envase para su producto, frente a "las percepciones subjetivas" que puedan tener los consumidores respecto a su calidad.

Unas percepciones "que no son reales" porque "desde el punto de vista enólogo no hay ningún pero" a envasar el txakoli en lata. Álava explica que la lata "no es un formato que sirva para un reserva o vino de autor", pero sí "para un vino joven, fresco, de año y de consumo inmediato" como es el txakoli. Además, "es un envase más sostenible" que el vidrio, ya que "genera menos huella de carbono y se recicla mejor".

Álava enumera todas las razones por las que el vino mantiene toda su calidad en lata. "No sufre ninguna alteración, tiene el cierre hermético sin transferencia alguna con el exterior, no como el corcho en botella, aquí el cierre es inertizado". Asimismo, prosigue, "conserva el 100% del anhídrido carbónico, las pruebas indican que no hay ninguna afección ni contaminación externa" y "el enlatado es un proceso de extrema atención sanitaria que nos da completa tranquilidad". "No somos defensores de este formato en perjuicio de otro sino que sumamos", mantiene.

La idea de envasar el txakoli en lata no nace de la propia bodega sino a "sugerencia de sus clientes" que, "a demanda de sus consumidores" prefieren consumir txakoli en otros formatos al vidrio. No en vano, el pasado año enviaron dos remesas de 70.000 latas a Estados Unidos y ahora están preparando la tercera. "En California hay bodegas que llevan años utilizando otros envases porque están más familiarizados y optan por aparcar el vidrio, ya que dificulta el consumo en muchos espacios".

Álava se refiere a las múltiples ventajas que ofrece la lata al tratarse de un un envase irrompible, fácilmente transportable, de consumo individual, que alcanza la temperatura idónea y la mantiene con mayor rapidez. Aparte, se puede adquirir en máquinas expendedoras, acerca a un público más joven a su producto y se puede consumir en ámbitos donde las botellas están vetadas o son difícilmente transportables como "playas, excursiones al campo, eventos deportivos, conciertos o el cine". Un producto en aúge, ya que al mercado norteamericano se suma el interés de otros países como "Guatemala, Australia y Japón".

El envasado del vino es motivo de polémica

El País Vasco cuenta con tres denominaciones de txakoli, una por cada territorio y, de momento, sólo Álava ha planteado la lata como envase alternativo. De hecho, el consejo regulador del txakoli en Álava ha empezado a comercializar su producto, pero los consejos reguladores de Vizcaya y de Guipúzcoa ya han mostrado su rechazo y defienden la botella de vidrio como elemento de distinción.

Convencer a los elaboradores españoles para que adopten envases diferentes al vidrio no es tarea fácil, en parte por los temores de que se asocien con la imagen estereotipada de vino barato. En la actualidad, existen otros envases, además de la lata, que cuentan con buena aceptación en otros países como el 'bag in box' que ha acabado incorporándose al universo del vino. No puede decirse que sea para suplantar a la botella, pero, al menos han llegado para convivir con ella. Tampoco estuvo exento de polémica el cambio de pasar del tapón de corcho al de rosca y hoy en día hay denominaciones Rueda y Rioja que cuentan con ellos y está mayoritariamente establecido en países como Nueva Zelanda, Chile y Australia.

El aceite en tetra-brick  

ArteOliva fue la primera empresa del mundo en comercializar aceite de oliva virgen extra, envasado en tetra-brik y tetra pack. Un cambio en el formato fruto de la decisión de proteger su producto del deterioro ocasionado por la acción de la luz y el aire. Al principio contó con detractores, pero con el paso de los años se ha consolidado con gran éxito en el mercado y sus impulsores defienden que las características de sus envases permiten "conservar inalterables todas las propiedades nutricionales del aceite de oliva". En este caso, según explican, el componente de aluminio del tetra-brick actúa como "barrera" contra la luz y el aire, mientras el polietileno otorga la estanqueidad necesaria para envasar líquidos.

Archivado en:

Destacados