Pásate al MODO AHORRO

El uso de las 'pantallas' sin control puede restar un 45% los contenidos educativos

Un estudio de BinkLearning y expertos en psicología y educación recomiendan más control en el uso de dispositivos digitales

Unos niños realizan actividades desde el ordenador /EP
Unos niños realizan actividades desde el ordenador /EP

Hoy por hoy algunas de las últimas aportaciones de la psicología y la pedagogía nos hablan de las inteligencias múltiples y de cómo las nuevas tecnologías digitales contribuyen en su desarrollo. Según el plan “Heziberri 2020” elaborado por diferentes expertos hace un lustro, teniendo en cuenta los objetivos educativos europeos y la política educativa del Gobierno vasco, estas metodologías favorecen la creación de nuevos materiales de trabajo para diferentes discapacidades de una manera rápida y personalizada. 

Con la llegada de la pandemia el uso de todas ellas se ha visto aumentado voluminosamente, especialmente como herramienta de estudio, sin contar que muchos hogares carecían de acceso a internet o de material necesario para la conexión online. Sin embargo, los efectos de estas nuevas herramientas si se emplean sin el control adecuado pueden conseguir un efecto contrario. Según los resultados recogidos por la plataforma educativa BlinkLearning, el empleo desmedido de las pantallas y de las herramientas tecnológicas en los más pequeños puede llegar a reducir los conocimientos hasta en un 45%. 

Mientras los expertos siguen debatiendo si las nuevas tecnologías son acertadas para los más pequeños, Educación destina nuevas inversiones para estas plataformas con el fin de hacer frente la situación que generó la pandemia y con el y con el objetivo de responder a los nuevos retos educativos.

Sin embargo, algunos especialistas en el ámbito de la psicología infantil no avalan estas nuevas formas de aprendizaje online. Gerardo Priego, psicólogo en el departamento de psiquiatría en el Hospital de Basurto de Bilbao explica que “en términos generales las pantallas y este tipo de aparatos electrónicos tienden a reducir la capacidad de atención de los niños y disminuye el rendimiento académico de los estudiantes”. 

“Es preferible que los alumnos, especialmente los más pequeños,  sean capaces de mostrar su imaginación mediante los juguetes tradicionales. Estos hacen un trabajo de desarrollo cognitivo-imaginativo”, añade. Aunque la realidad es que las nuevas plataformas educativas se están implantando cada vez más, a pesar de carecer de estudios que midan los efectos globales en el aprendizaje y la atención, entre otros muchos factores. 

Según el doctor Riego, las personas que tienen diagnóstico de hiperactividad están aumentando mucho y podría influir negativamente en los niños con TDH. “Las pantallas es lo peor que se puede hacer, y una de las primeras indicaciones que se dan cuando van al psicólogo es precisamente limitar mucho el uso de las aplicaciones para el móvil y tablet y fomentar los hábitos de estudio en formato papel; sentarse delante de un libro y ejercitar la atención “, añade Priego.

Para la psicóloga Elena Sierra “los efectos a futuro podrían ser un desequilibrio en una parte de los jóvenes, no sólo en el ámbito educativo, si no en el social, perjudicando el desarrollo de ciertas capacidades como las relaciones interpersonales fuera de las pantallas. Sin embargo, si la sociedad lo demanda y el ámbito educativo lo promociona, los efectos negativos a largo plazo se verán más aumentados”.

 

Destacados