Pásate al MODO AHORRO

Euskadi insiste en la estrategia que le ha puesto a la cola en el ritmo de vacunación

El Gobierno vasco mantiene el método de guardar la mitad de las vacunas para asegurar la segunda dosis y critica el ajuste que ha realizado el Gobierno central sobre el último envío de Pfizer

Consejera de Sanidad, Gotzone Sagardui
Consejera de Sanidad, Gotzone Sagardui

La estrategia de vacunación y las restricciones son los dos elementos que están enfrentando a los gobiernos vasco y central en pleno crecimiento de la tercera ola de contagios por coronavirus. Así, Euskadi que ha sido la comunidad autónoma con menor nivel de vacunación hasta la semana pasada, critica que se le aplique en el reparto de las dosis enviadas por Pfizer el ajuste proporcional a su ritmo de vacunación. El delegado del Gobierno, Denis Itxaso, recordó que las recomendaciones del ministerio de Sanidad son las de “no guardar vacunas”. Unas palabras a las que ha contestado esta mañana, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, que insiste en mantener la estrategia de vacunación guardando la mitad de las dosis para hacer frente a los imprevistos.

Además, ha vuelto a poner encima de la mesa la necesidad de “asumir las competencias necesarias para fijar el toque de queda a la hora conveniente”. Precisamente Urkullu reclamó la semana pasada poder adelantar el toque de queda a antes de las 22:00 horas, lo que requeriría una modificación por parte del Gobierno de España del Estado de Alarma que no ha acometido todavía.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, en una entrevista en Euskadi Irratia ha insistido En la metodología de vacunación del Gobierno vasco, que guarda la segunda dosis de la vacuna generando así un stock de vacunas que no se utilizan durante 21 días. Desde el Gobierno de España se ha insistido, en cambio en la necesidad de no guardar dosis y de inocular todas las recibidas porque el abastecimiento está asegurado. De este modo, el ritmo de vacunación será más rápido.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha defendido la estrategia de su departamento que "no está guardando las vacunas" sino "garantizando el proceso de vacunación" de dos dosis y ha indicado que espera que en las próximas semanas aumente el número de preparados para subir el ritmo de inoculaciones.  "Cuando no tienes capacidad de comprar fuera y estás en manos de un único laboratorio, tienes que asegurar que en 21 días las personas puedan recibir la segunda dosis", ha remarcado.

Sagardui ha afirmado que espera que "las cosas se hagan de otra manera" porque "se ha demostrado que la estrategia" del Gobierno Vasco "es adecuada" y ha recordado que en el suministro de preparados de Pfizer una semana llegaron un miércoles en lugar de un lunes, "después vino la nieve" y "ahora los recortes".

El delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso, cree que la vacunación contra la covid-19 no debe ser una "competición" pero considera que "las dosis no están para ser almacenadas, sino para inyectarse al mayor ritmo posible". "En estas circunstancias no es correcto ni está indicado que se trate de conformar reservas estratégicas de vacunas 'por si en el futuro no hay'", ha escrito en redes sociales y ha añadido: "Siempre que la segunda dosis esté asegurada, y lo está, hemos de seguir vacunando".

Itxaso ha considerado que esta es "la mayor campaña de vacunación de la historia y cada minuto cuenta" porque de la celeridad de la vacunación depende la salud de la sociedad "y las posibilidades de salir cuanto antes de la enorme sima económica que provocan las restricciones". Estos comentarios del delegado del Gobierno se producen después de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, dijera que modificar el criterio para repartir las vacunas entre las autonomías para garantizar la segunda dosis en aquellas que "no han hecho previsión" sería una decisión "injusta para Euskadi".

Euskadi, a la cola de la vacunación

El País Vasco es la comunidad que menos vacunas contra la covid-19 ha puesto debido a su estrategia de guardar la mitad de las dosis para garantizar la segunda inoculación que requiere la vacuna de Pzifer-BioNtech y asegurar así la inmunidad a la persona vacunada.

Esta próxima semana, España recibirá menos vacunas de las previstas pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya ha asegurado que todas las personas que recibieron la primera dosis y cuya segunda les corresponde ahora "van a recibirla".

En la práctica esto se traducirá en que las comunidades autónomas que más vacunas administraron en la primera semana de la campaña recibirán más dosis para garantizar que se completa el ciclo de vacunación.

Ese cambio de criterio "llevaría a tener que denunciar una carrera alocada por vacunar 'a cualquier precio' que se ha demostrado ineficaz y peligrosa", advirtió ayer el lehendakari, que consideró que esta decisión sería "injusta para Euskadi", ya que a diferencia de autonomías que han vacunado a más personas, el Gobierno vasco ha actuado con "mayor cautela y previsión", según el Ejecutivo, al reservar la mitad de las dosis recibidas.

Este domingo ha comenzado en Euskadi la aplicación de la segunda dosis, ya que hoy se cumplen 21 días desde la inoculación de la primera en tres residencias vascas.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados