Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco anuncia un traspaso "sereno y tranquilo" de la gestión de las prisiones

El Ejecutivo incidirá en el reconocimiento del sufrimiento causado por ETA al personal penitenciario y en las medidas de reinserción

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal. /EP
La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal. /EP

El 24 de septiembre está marcado en el calendario de Instituciones Penitenciarias como un día festivo. El personal que trabaja en los centros penitenciarios celebra el día de Nuestra Señora de La Merced, su día. Por este motivo, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y la viceconsejera de Justicia, Ana Agirre, han acudido hoy, junto al asesor del Gobierno vasco Jaime Tapia, a los actos organizados para celebrar tal efeméride en el centro alavés de Zaballa.

Antes de comenzar el acto, Artolazabal y Agirre han depositado un ramo de flores en el monolito erigido en la entrada del centro en recuerdo de Máximo Casado, funcionario de prisiones asesinado por ETA en 2000. Posteriormente, han participado en los actos de conmemoración de La Merced junto al resto de la comitiva, encabezada por el director del centro, Benito Aguirre, y el delegado del Gobierno español, Denis Itxaso.

“Quiero expresar mi reconocimiento, y el del Gobierno vasco en mi nombre”, ha dicho la consejera al personal de prisiones, “por el trabajo que realizáis quienes desde prisiones dedicáis todo vuestro esfuerzo para ayudar a las personas que cumplen condenas penales a encontrar de nuevo su libertad”. 

Una vez más, Artolazabal ha reconocido públicamente el “sufrimiento padecido durante los años más duros del terrorismo de ETA” y les ha recordado el estudio encargado al Instituto de Derechos Humanos Arrupe para que quede constancia de ello. 

La consejera también ha tenido palabras para “las personas que viven en Zaballa como internas”. En este sentido, ha refrendado las palabras del director de Zaballa y ha dicho que han tenido “un comportamiento ejemplar y respetuoso durante la pandemia, pese a las diferentes limitaciones que han comportado las medidas sanitarias en cuanto a permisos, comunicaciones, actividades e intervenciones tratamentales”. Artolazabal ha dado las gracias a los internos “por su actitud durante estos difíciles meses y, especialmente, durante el confinamiento”.

En su intervención, la consejera ha hablado de segundas oportunidades. “Es una forma de maximizar las posibilidades de que las personas condenadas puedan responsabilizarse de sus actos y comiencen a preparar su libertad y su inclusión social y laboral. Es una forma, incluso, de facilitar formas para preparar o mitigar el daño causado, como sucede con los mecanismos de Justicia restaurativa”, ha dicho.

Sobre el traspaso de la gestión de los centros penitenciarios, que se hará efectivo a partir del próximo 1 de octubre, Artolazabal ha dicho que será “una fecha histórica”, ya que se cumplirá “por fin, lo que una Ley Orgánica -el Estatuto de Gernika- estableció hace más de 40 años”. Sin embargo, también ha querido recalcar que espera que ese día sea “un viernes más en el devenir cotidiano de este y de los otros centros penitenciarios vascos”. Artolazabal ha reconocido que espera un traspaso “sereno y tranquilo”, garantizado por “la sintonía entre las instituciones y la profesionalidad de todos vosotros y vosotras”, al tiempo que ha calificado el sistema penitenciario como “uno de los más avanzados”.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados