Pásate al MODO AHORRO

PNV, PSE y Bildu avanzan en su entendimiento para la nueva ley educativa blindando a la concertada

Las tres formaciones acuerdan renovar los conciertos educativos durante los próximos 6 años y tumban el plan de Podemos de limitar los conciertos a 2024

El consejero de Educación, Jokin Bildarratz, y el parlamentario de EH Bildu Ikoitz Arrese departen en el Parlamento vasco/ EFE
El consejero de Educación, Jokin Bildarratz, y el parlamentario de EH Bildu Ikoitz Arrese departen en el Parlamento vasco/ EFE

PNV, PSE y EH Bildu han blindado la financiación de la escuela concertada vasca en la antesala de la tramitación de la nueva ley de educación que plantea eliminar sus cuotas y subvencionarlas en función del esfuerzo que hagan por superar la segregación escolar. Las tres formaciones no han esperado a acordar la nueva jurisprudencia y han dado luz verde a renovar los actuales conciertos educativos durante los próximos seis años. Un entendimiento que predice que el pacto entre estos tres partidos sigue avanzando para aprobar la nueva ley

El modelo de financiación de la red concertada es uno de los principales temas que aborda la futura normativa y se trata de un tema peliagudo para la supervivencia de los 248 centros concertados que aglutinan al 48% del alumnado vasco.

Renovar los conciertos "es una obligación"

Los partidos que conforman el Gobierno vasco defienden la renovación de los actuales conciertos educativos, que expiran al finalizar el presente curso escolar, para cumplir con "la normativa vigente" y marcada por la LOMLOE, la ley nacional educativa en vigor. La parlamentaria del PNV Leixuri Arrizabalaga expuso este jueves en la cámara vasca la necesidad de poner en marcha los conciertos antes de aprobar la nueva legislación educativa con el objetivo de "no dejar en 'stand by' la sostenibilidad de los centros concertados y su alumnado".

Aún así, ha querido dejar claro que "cuando cambien las reglas del juego se puede actuar de forma diferente" en clara alusión a la intención de la ley de obligar a los colegios privados a no segregar a los alumnos por sexo o utilizar el criterio económico como factor de exclusión social y racial: "El Servicio Vasco de Educación sostendrá con recursos públicos a los centros, con independencia de su naturaleza jurídica, en la medida en que intervengan de manera activa en el esfuerzo por superar la segregación y la exclusión social". Tal y como reza el primer borrador del pacto educativo presentado este pasado martes.

Por su parte, el PSE, ha apoyado renovar los conciertos, pero con matices, "por evitar situaciones indeseadas". José Antonio Pastor ha mostrado su voluntad de incentivar la escuela pública y ha advertido al PNV de que la prórroga de la financiación no debe tapar la cuestión de la "segregación" entre las diferentes redes educativas.

A simple vista, la renovación de los conciertos podría poner en duda la fiabilidad de alcanzar un pacto educativo, y, más teniendo en cuenta, que EH Bildu asegura no compartir la política de "concertación universal" actual y que la nueva planificación educativa pasa por que la "escuela pública sea el eje vertebrador del sistema". Pero, a la hora de la verdad, se ha alineado con el Gobierno para mantener la financiación tal y como está actualmente en pro de alcanzar "un gran acuerdo de país".

A pesar de evidenciar su apoyo al gobierno, la coalición abertzale intenta marcar su propio perfil de cara al futuro para no dar "un cheque en blanco" a una red concertada que aglutina a centros que crean "guetos, segrega por sexos y no euskalduniza". 

Pacto a 3 bandas a la vista

La avenencia entre el Gobierno vasco y la coalición abertzale en este espinoso punto augura su buena sintonía a la hora de pactar la nueva ley educativa. Así lo trasladaba desde la tribuna el parlamentario de EH Bildu, Ikoitz Arrese, quien en varias ocasiones hizo mención a que "no acordar no es una opción" para su partido y se postuló como puente de unión para conseguir que Elkarrekin Podemos "se sume al acuerdo". Un gesto que no dudó en agradecer Arrizabalaga y que connota que los tres partidos tienen muy adelantado su pacto para sacar adelante la futura normativa.

Un acuerdo del que cada vez está más lejos Elkarrekin Podemos-IU quien pedía renovar los conciertos como máximo por dos cursos para no "hipotecar" el diseño del futuro sistema educativo en un momento en el que se trabaja en la nueva normativa. Iñigo Martínez expuso "la desconfianza" de su formación quien "no se fía" que se vayan a revisar los criterios de los conciertos en base a "evitar la segregación y regida por la ley de igualdad".

Y es que en este asunto, la coalición morada reclama acabar con los conciertos educativos y que la pública vaya sustituyendo a la privada en la prestación del servicio. A pesar de estar más lejos del acuerdo, Elkarrekin Podemos-IU se abstuvo en la votación, lo que mantiene una mínima esperanza al acuerdo. Imposible parece sumar al pacto educativo tanto a PP+CS como a Vox quienes continúan marcando distancias al respecto

Destacados