Pásate al MODO AHORRO

Del sancheski a la baldosa de Bilbao, la antología del diseño en Euskadi recogida en 50 iconos

El primer proyecto del grupo pretende poner en valor la creatividad del territorio vasco a través de sus casi 500 páginas

Sancheski. / CV
Sancheski. / CV

Poner en valor la creatividad y la historia del País Vasco. Ese es el objetivo con el que Hemendik ha creado su primer proyecto integrador que aborda la memoria y la actualidad del territorio vasco. “La historia de 50 objetos icónicos de Euskal Herria” pretende proporcionar la oportunidad de entrelazar contextos variados como el geográfico, el histórico, el político o el social. Por eso, una selección de 50 productos, desde los más tradicionales a los más modernos, que muestren diversas facetas del lugar al que le falta una memoria colectiva, consideraban que era una buena manera para ello. “Desde siempre, para diseñar un objeto, se ha tenido que arriesgar, inventar, adaptar, mejorar, renovar, revisar, hacer y rehacer. Es precisamente dicho proceso de creación el que nos ha interesado reflejar en este libro”, declaran desde la asociación. 

Para Hemendik es importante profundizar en la historia de un objeto. “Cuanto más lo hagamos más nos damos cuenta de los hilos invisibles que unen las creaciones y de que forman parte de una larga historia. Es de esos hilos de donde surgen nuevas iniciativas. No hay bicicleta eléctrica sin tubo metálico, ni tubo metálico sin cañón de fusil, ni fusil sin arma blanca, ni arma sin fundición, ni fundición sin río y extracción del mineral”.

El resultado del libro compuesto por profesionales de la comunicación, del diseño y de la memoria de Euskal Herria  enseña al territorio desde una perspectiva creativa y diferente. “Partiendo del pasado, el objetivo es mostrar el presente e inspirar el futuro: recoger y compartir la memoria para que sea de todos. Nos interesan especialmente los procesos de creación, que nos abren vías para adaptarse a nuevas situaciones y épocas. Queremos construir puentes entre la industria, la cultura y la sociedad”, manifiestan desde el grupo. 

Esta asociación señala que la producción industrial y artesanal no se tiene en cuenta como se merece y se tiende a menospreciar su valor cultural. Por ello, la historia de estos objetos proporciona la oportunidad de entrelazar contextos variados como el geográfico, el histórico, el político o el social. “Hay distintas vías para comprender un país: la historia, los paisajes, las gentes, la cultura, los idiomas… En Hemendik hemos abordado la riqueza y diversidad de Vasconia a través de los objetos”, añaden. 

El libro, que contiene alrededor de 500 páginas y está publicado en cuatro lenguas (castellano, euskera, inglés y francés) recoge diferentes iconos vascos como  el del txikito, un vaso pequeño lleno de vino con más de 200 años de historia, o la baldosa de Bilbao, insignia de la villa. El ejemplar también reúne otros elementos emblemáticos como las cadenas de Vicinay (símbolo de la industrialización), la ola artificial de Wavegarden (primera ola artificial surfeable), las cartas de Heraclio Fournier (baraja española” de referencia), los monopatines de Sancheski (primera marca de monopatines europea), la Gula del Norte (primer sucedáneo de las angulas) y la cesta punta (una práctica que originó diferentes modalidades de pelota vasca).

Lo más leído
Destacados