Pásate al MODO AHORRO

La hostelería prepara su reapertura con desconfianza por "medidas más restrictivas"

El sector ya puede volver a la actividad con 50% de aforo y cierre a las 20:00

Dos trabajadoras de la hostelería, uno de los sectores más afectados por la crisis / EP
Dos trabajadoras de la hostelería, uno de los sectores más afectados por la crisis / EP

Los hosteleros han recibido "ilusionados" la noticia de su reapertura. Pero también cautelosos por posibles "medidas más restrictivas". El TSJPV ha estimado el recurso de las patronales de la hostelería y les ha permitido abrir de nuevo en las zonas con zona roja de incidencia, amparándose en la ausencia de relación demostrada entre los contagios y su sector y también en los daños económicos que estaba sufriendo el sector. Los dueños de bares y restaurantes organizan una apertura a contrarreloj, literalmente de la noche a la mañana. Porque ya pueden recibir clientes.

Aun así, es probable que muchos hosteleros todavía permanezcan cerrados. La incertidumbre sobre su vuelta ha provocado que muchos no hayan pedido género para estos próximos días, y por ello abrirán con lo justo o directamente esperarán a recibir los pedidos de comida y bebida. "La mayor parte de la gente mañana ni podrá abrir, pero tendremos que improvisar algo en el momento", explica Ihintza Torres, portavoz de Bizkaiko Tabernariak.

Carlos Sobrón, de Kutxiko Taskeroak, afirma que abrir de un día para otro supone "mucha carga de trabajo y un estrés importante". Sin embargo, la necesidad del sector "primará" sobre la logística. "Contentos no es la palabra para definirnos. Pero sí tenemos la moral un poco más alta porque el TSJPV ha comprendido nuestra situación. Nunca hemos entendido por qué se ha cargado siempre contra nosotros. Tenemos un problema muy gordo a nivel social en el que estamos muy sensibilizados. Tenemos que cuidar las dos patas: la sanitaria y la económica".

Restricciones de reapertura

La reapertura supone un varapalo a la perspectiva del Gobierno vasco, pero también un poco de aire para los pulmones de los hosteleros. Podrán abrir con un 50% de aforo en el interior del local (y un 100% del aforo en terrazas), sin consumir de pie o en la barra y con cierre de 20:00 a 6:00. "Son horarios muy limitados pero nos da para sobrevivir y para pagar las facturas. Cerrados no podíamos ni pagar la hipoteca. Tantas manifestaciones y tanta pelea han dado resultado", añade Torres. 

Sin embargo, el sector no considera que este sea el fin de la guerra. Solo una batalla ganada. Porque el Gobierno vasco ya ha mostrado en los últimos días su reticencia a la apertura de la hostelería, dijese lo que dijese el Tribunal Superior. Y por lo tanto los hosteleros no descartan nuevas restricciones además de un nuevo recurso. "No las tenemos todas consigo. El viernes se pronuncia el LABI y podríamos esperar medidas más restrictivas", desconfía Sobrón.

Sea o no una vuelta permanente de los bares y restaurantes, sus propietarios quieren trasladar a la población vasca que ellos no son el problema, y que están igual de concienciados que el resto. "En nuestros locales cumplimos las medidas a rajatabla. Somos los primeros que queremos acabar con este mal sueño para sobrevivir", defiende el portavoz alavés. Según sus palabras, este tercer cierre ha sido "la puntilla" para muchos negocios que no han podido soportar los gastos.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído