Pásate al MODO AHORRO

Una investigación cada dos meses: así combate la Ertzaintza los ataques al patrimonio cultural

Los diez agentes de la Sección Central de Medio Ambiente y Urbanismo apenas han abierto 30 investigaciones policiales en torno al patrimonio cultural durante los últimos cinco años

Agente de la Ertzaintza frente a la comisaría del barrio del Antiguo, en San Sebastián / CV
Agente de la Ertzaintza frente a la comisaría del barrio del Antiguo, en San Sebastián / CV

Todavía no pasan ni 100 horas desde la última visita ministerial a Euskadi: la que hizo el pasado jueves el ministro Miquel Iceta por Gipuzkoa. El titular de Cultura y Deporte vino a dar el pistoletazo de salida a los preparativos para el centenario del nacimiento de Eduardo Chillida de 2024. Un hito más en la reivindicación cultural que lleva ejerciendo el Gobierno vasco en los últimos mes pero que no concuerda con la protección que está dando al patrimonio cultural. En los últimos cinco años la Ertzaintza solo ha abierto 30 investigaciones por delitos contra el patrimonio cultural.

La policia autonómica ha abierto una investigación apenas una vez cada dos meses. Así se desprende de los datos remitidos por el vicelehendakari primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, al Parlamento vasco a petición del parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona. En el escrito enviado a la Cámara de Vitoria, el Departamento de Seguridad explica que la Ertzaintza cuenta con diez agentes dentro de su Sección de Medio Ambiente y Urbanismo. Entre esos diez agentes, "dado el carácter multidisciplinar del 'delito ambiental' ” (ordenación del territorio y el urbanismo, patrimonio histórico, recursos naturales y medio ambiente, flora y fauna, incendios forestales y abandono o maltrato animal)", los ertzainas tienen titulaciones o estudios que abarcan desde el derecho hasta la ingeniería pasando por ámbitos como la economía, la biología o las ciencias de la información.

Esta unidad, que apenas ha realizado esas treinta investigaciones durante 1.827 días, no cuenta con recursos específicos propios para investigar los delitos que afectan al patrimonio cultural "más allá de los comunes para otras tipologías delictivas", explica Erkoreka. "Cuando esta sección instruye una investigación por un presunto delito contra el patrimonio cultural —señala el documento enviado por Lakua— se solicita la colaboración, el asesoramiento técnico y la elaboración de informes periciales de todos los servicios, entidades y organismos que se estimen necesarios, tanto a nivel interno de la Ertzaintza como externo". Entre ese recurso a medios internos y externos se recurre, entre otros, a la Unidad de Vigilancia y Rescate cuando hay que usar drones o hacer intervenciones subacuáticas, el Centro de Patrimonio Cultural del Gobierno vasco o el Instituto del Patrimonio Cultural de España, dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte.

Destacados