Pásate al MODO AHORRO

"La juventud está siendo violenta, pero ellos son el reflejo de la sociedad en la que viven"

En las últimas semanas se están repitiendo las episodios de violencia en la calle por toda Euskadi, generando un clima de inseguridad entre los vecinos y que los expertos tildan de "preocupante y peligroso"

Imagen de archivo de concentración en Barakaldo contra las agresiones sexuales. / EP
Imagen de archivo de concentración en Barakaldo contra las agresiones sexuales. / EP

El clima de violencia e inseguridad aumenta por momentos en Euskadi. En las últimas semanas se han registrado agresiones machistas como la última sufrida por una joven en Vitoria que fue agredida por cuatro jóvenes cuando regresaba sola a casa, la agresión sexual sufrida por una mujer en Erandio a manos de un joven de 25 años, o lo ocurrido en Zumarraga con la detención de un chico de 24 años por coaccionar y finalmente agredir sexualmente a una joven. Relacionada con la violencia sexual, también dos hombres han ingresado en prisión por agredir sexualmente a otro en el parque de La Florida en Vitoria.

Pero ha habido más. Tres detenidos por el robar mediante la técnica del "mataleón" en Vitoria, ataque a un repartidor a manos de un joven de 21 años para robarle, una brutal paliza múltiple a un joven en el metro en Neguri, un detenido por acuchillar a un chico en la estación de Abando o la desarticulación de la banda criminal Blood con la detención de 13 individuos acusados de pertenencia a organización criminal, asesinato en grado de tentativa, diversos delitos contra las personas, contra la salud pública y tenencia ilícita de armas prohibidas. Todo con un denominador común y realmente alarmante: la juventud de los protagonistas.

Para el doctor en Psicología y profesor de la UPV/EHU, Aitor Aritzeta, los jóvenes son en cierta manera "el reflejo de la sociedad en la que viven y no son precisamente los niños los que hacen que serie como 'El juego del calamar' sea la más vista, sino que son los adultos quienes la ven masivamente". Él considera que este grupo de edad tiene una especie de frustración acumulada del tiempo pandémico donde han vivido una mezcla de zozobra, impaciencia, frustración, situación de "injusticia"... emociones que desembocan en actuaciones como estas para "expresar todo ese malestar aunque de una manera que no es en absoluto legitimo ni cívico".

Hay una cuestión en la que él si puntualiza y tiene que ver con el desarrollo cerebral a esta edad y que no finaliza hasta, al menos, los 25 años. "Hay una zona del cerebro, donde se sitúa la capacidad del pensamiento y la anticipación de nuestros pensamientos, que tienen menos desarrollada. Ellos actúan de manera mucho más impulsiva, no anticipan las consecuencias de sus actos, no reflexionan y tienen un comportamiento mucho más instintivo e impulsivo que puede llevar a estas actuaciones", explica Aritzeta.

Una violencia que se "normaliza y se legitima"

Este psicólogo cree que la la cultura de la sociedad de los últimos años, a través del uso masivo de la redes sociales y las plataformas digitales, ha hecho que la violencia se "normalice y se legitime como una manera de lograr sus objetivos en la vida". De tal manera que la empatía pasa a un segundo plano y la violencia sirve a los jóvenes como vía "para recibir likes o reafirmarse en su propia identidad, y eso es preocupante".

Para el presidente de la Asociación Vasca de Sociología y Ciencia Política, José Oleaga, todas las actuaciones violentas que se están viendo últimamente están relacionadas y tienen que ver con que "se están generando espacios de impunidad legitimados por instituciones que no condenan y esto lleva a actos incívicos ligados a la sensación de intolerancia al diferente". El considera que se están repitiendo comportamientos delictivos e insolidarios que se están legitimando "por acción o por omisión " y esto es muy "peligroso". 

Ruben Llanos es un joven de 27 años, ha trabajado en varios colegios y aunque no ve una explicación concreta para todo esto que está pasando, cree que está totalmente relacionado con la educación: "Hay muy poca educación, los niños vienen más maleducados tanto de casa como de los centros sociales donde no aprenden de manera adecuada. Y una cosa lleva a la otra y terminan pasando situaciones terribles como estas".

Lo más leído
Destacados