Pásate al MODO AHORRO

Juzgan en San Sebastián a una empresaria por acceder a correos de empleados para despedirlos

El documento aclara que la inculpada accedió a esta información tras recuperar "una copia de seguridad del correo electrónico" con la finalidad de "justificar el despido disciplinario" de los perjudicados

EFE

Juzgan a una empresaria por acceder a correos de empleados para despedirlos.
Juzgan a una empresaria por acceder a correos de empleados para despedirlos.

Una empresaria será juzgada próximamente en San Sebastián acusada de un delito contra la intimidad de tres de sus empleados por acceder presuntamente a sus correos corporativos "con la finalidad de justificar su despido disciplinario", situación en la que descubrió que dos de ellos mantenían una relación "de carácter íntimo".

Según el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, al que ha tenido acceso EFE, la procesada supuestamente "tuvo acceso a un gran número de correos electrónicos enviados entre trabajadores" de su consultoría, de la que era administradora y socia mayoritaria.

El documento aclara que la inculpada accedió a esta información tras recuperar "una copia de seguridad del correo electrónico" con la finalidad de "justificar el despido disciplinario" de los perjudicados.

El texto precisa que, no obstante, la mujer "no se contentó con los datos sobre el número de correos, asunto u horario de envío" de las interacciones entre sus subordinados, sino que "accedió" a su contenido con el objetivo "de saber exactamente de qué hablaban".

De esta forma, presuntamente descubrió que "dos de ellos mantenían una relación personal de carácter íntimo", circunstancia que después "utilizó ante los tribuales y la inspección de trabajo".

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito contra la intimidad en su modalidad de apoderamiento de correos electrónicos, agravado por tratarse de la responsable de los sistemas informáticos y por revelar datos que afectan a la vida sexual de las víctimas", por el que reclama cuatro años de cárcel para esta mujer y que indemnice con 25.000 euros a cada una de las víctimas.

No obstante, la acusación particular, que ejercen los perjudicados eleva esta petición hasta los doce años de prisión, por entender que los hechos son constitutivos de tres delitos contra la intimidad, por cada uno de los cuales reclaman cuatro años de cárcel.

Lo más leído
Destacados