Pásate al MODO AHORRO

Osakidetza no tiene enfermeras UCI para afrontar la tensión ocasionada por la covid

La sexta ola tensiona al sistema sanitario vasco que no cuenta con los recursos humanos suficientes para hacerle frente

Varios enfermeros atienden a una paciente en la UCI/EP
Varios enfermeros atienden a una paciente en la UCI/EP

Osakidetza no tiene enfermeras para contratar. Las listas de contratación del Servicio Vasco de Salud están vacías en plena sexta ola, con récord en la tasa de incidencia en Euskadi, 332 personas ingresadas en los hospitales y 92 en las UCIs, aquejadas por la covid-19, que aumentan la presión hospitalaria y dejan a la comunidad vasca sin personal suficiente para atender las necesidades sanitarias. El territorio más golpeado es Gipuzkoa, donde la gravedad de la situación ha obligado a activar el plan de contingencia 3 en el Hospital Donostia, por el cual el centro donostiarra podría llegar a contar con hasta 115 camas UCI, ampliando las 48 camas de cuidados intensivos de las que dispone en su funcionamiento normal.

Como explica la portavoz del Sindicato de Enfermería de Euskadi (SATSE), Pilar Mendia, el aumento de los ingresos por covid en la UCI de Donosti ha hecho que se traslade a los pacientes con otras patologías a las unidades de recuperación y reanimación (URPA y REA) "para dejar libres las UCIs a los enfermos por covid". Para ello, desde ayer miércoles "se eliminan y suspenden intervenciones quirúrgicas" con el objetivo de que las enfermeras "pasen a reforzar esas unidades". Una ampliación de camas UCIs para la que no hay personal de enfermería suficiente y las trabajadoras tienen que atender a un mayor número de enfermos, ya que, mientras en las unidades URPA y REA cada enfermera cuida a una media de entre 4 a 5 pacientes, en cuidados intensivos el ratio es de una enfermera por cada 2 pacientes. A esto se suma que las nuevas camas habilitadas "no disponen de los mismos recursos" que una cama UCI, lo que dificulta aún más la tarea médica de los profesionales.

La falta de profesionales de enfermería no es un problema ni mucho menos exclusivo de Euskadi. Es una problemática compartida con el resto de comunidades autónomas e incluso países europeos que tienen seria dificultades y limitaciones a la hora de contratar personal sanitario y que la pandemia no ha hecho más que acrecentar. Hay mucha demanda y poca oferta por lo que los sistemas sanitarios que ofrecen las mejores condiciones laborales tienen más posibilidades de contratar a estas profesionales. Por ejemplo, tal y como publica `La vanguardia´, los hospitales catalanes han contratado a 600 enfermeras de Andalucía, quienes obtienen mejores condiciones de trabajo que en su comunidad, y por internet se pueden encontrar múltiples ofertas de trabajo para enfermeras en Cataluña que, además de brindarles un mejor salario, les facilitan hasta el alojamiento.

"Estamos agotadas. Esto es devastador"

Una enfermera del Hospital Donostia indica que el personal "está agotado tanto física como mentalmente". "La situación es devastadora. Estamos metidos en un túnel en el que no vemos la luz. En verano estamos esperanzadas ante los datos de contagio y pensábamos que con la vacuna sería suficiente para convivir con el virus, pero vemos que con un 10% de no vacunados también se puede colapsar el sistema". 

El déficit de enfermeras en la UCI de Donostia está haciendo que el personal de otras especialidades pase, "con toda su buena voluntad", a aportar su ayuda a la Unidad de Cuidados Intensivos, a pesar de "no disponer de los conocimientos necesarios" para trabajar en cuidados intensivos ni haber tenido "una formación previa". Pero toda ayuda es buena y bien recibida ante el aumento de la carga de trabajo y la presión asistencial para intentar paliar la falta de enfermeras UCI. El sistema se tensiona y con ello aumenta la frustración y el agotamiento de los profesionales que luchan por sexta vez contra la covid-19 con un mayor volumen de trabajo y doblando turnos para atender a un mayor ratio de enfermos ante la falta de personal para contratar.

Falta de previsión

Los sindicatos critican "falta de previsión" por parte de Osakidetza para anticiparse a la llegada de la sexta ola de la pandemia y haber remitido los efectos que está ocasionado en la asistencia sanitaria, además de adelantarse a la hora de contratar al personal sociosanitario, reforzar la sanidad y prepararla con mejores condiciones a los estragos que está causando la pandemia. "Se aumenta el número de camas UCIs, pero la realidad es que una cama de cuidados intensivos tiene que tener unas condiciones de recursos humanos. Necesitas personal adiestrado en los cuidados intensivos para cuidar a los pacientes y no los tienes. Queda muy bien decir que hay 300 camas de cuidados intensivos, cuando no es real", señala SATSE.

Osakidetza: "Estamos contratando todo lo que hay"

Fuentes de Osakidetza consultadas por `Crónica Vasca´ señalan que Salud "está contratando todo lo que hay". Aseguran desconocer si las listas de contratación están agotadas, aunque reconocen los problemas y "limitaciones" existentes a la hora de contar con el personal médico necesario para hacer frente a la nueva ola de la pandemia, en consonancia con los aprietos que también tienen el resto de comunidades, así como países europeos. "Osakidetza ha contratado o renovado a 1.000 profesionales" para afrontar esta ola y "la enfermería ha sido uno de los estamentos en el que más hemos contratado para UCIs, para la campaña de vacunación de la gripe y para las vacunas contra la covid, tanto para aplicar la tercera dosis como para la inoculación de los menores entre 5 y 11 años", precisan. Actualmente, Euskadi se encuentra en el escenario dos de los cinco previstos por el Plan de Contingencia de las UCI con un total de 288 camas de cuidados intensivos, dentro de una ocupación que "fluctúa día a día". "Todo el sistema trabaja en red con apoyo entre territorios", sentencian.

 

 

 

 

 

Lo más leído
Destacados