Pásate al MODO AHORRO

Marlaska: "La sociedad debía este reconocimiento a las víctimas para evitar que algo así se repita"

El ministro del Interior ha estado presente en la presentación de 'Historia y Memoria del Terrorismo en el País Vasco, 1968-1981' el primer volumen del estudio más profundo y riguroso hecho hasta la fecha sobre terrorismo

El ministro Grande Marlaska durante la presentación de 'Historia y Memoria del Terrorismo en el País Vasco, 1968-1981'. / EP
El ministro Grande Marlaska durante la presentación de 'Historia y Memoria del Terrorismo en el País Vasco, 1968-1981'. / EP

Más de 26.000 documentos en archivos pdf, más de 2.000 actas de ayuntamientos relacionadas con atentados o actas terroristas en diferentes localidades vascas y 40 entrevistas audiovisuales con víctimas, testigos y protagonistas. Eso incluye  'Historia y Memoria del Terrorismo en el País Vasco, 1968-1981' el primer volumen de una trilogía de libros que conforman el estudio más profundo y riguroso hecho hasta la fecha sobre esta materia.  

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska; el director del Memorial de Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez; Ángel Altuna, víctima del terrorismo, y dos representantes del Instituto Foronda, José María Ortiz de Orruño, y el coordinador del proyecto de investigación, José Antonio Pérez han presentado hoy esta publicación que es el resultado de una investigación de cuatro años. El segundo tomo de esta investigación se publicará en octubre de este año y el tercero en 2022.

Grande Marlaska ha descrito este estudio, y el Memorial de Víctimas donde se ha presentado inaugurado hace apenas unas semanas, como un "reconocimiento que la sociedad debía a las víctimas del terrorismo, un reconocimiento necesario que nunca podrá restituir el daño causado pero esperemos que pueda evitar que una era tan dramática de la historia como esta vuelva a suceder". Para él, las víctimas son el "baluarte" que ayudó a la sociedad a enfrentarse al terrorismo, a las que "muchas veces se ha olvidado y no se ha tenido suficientemente en cuenta" por parte de la sociedad.

El director del Memorial, Florencio Dominguez, ha añadido que en el pasado se podía hacer historia del terrorismo sin tener presente a las víctimas, pero hoy no. "Incluso quienes antes aplaudían a ETA cuando mataba, ahora tienen que aparentar que se interesan, y que se preocupan por las víctimas aunque su credibilidad estará siempre muy cuestionada mientras no hagan una autocrítica profunda de esos actos", ha apuntado Domínguez.

José Antonio Pérez, coordinador de este proyecto, ya detallaba en una entrevista a Crónica Vasca que este no era un libro escrito desde la perspectiva de las víctimas, sino de los historiadores. "Nosotros entendemos que para interpretar el pasado lo que tiene que haber es una buena historia. En este sentido, lo que tratamos de hacer no es una historia desde la perspectiva de las víctimas, pero sí que ponga a las víctimas en el centro del relato, que tengan un protagonismo" comentaba José Antonio Pérez, quien explica como las víctimas, con ese papel protagonista, son el hilo conductor que cuenta toda esa historia que se expone.

"Es un proyecto que nace después de la presentación que hicimos del 'Informe Foronda', que era sobre las víctimas y el terrorismo de todas las organizaciones que habían actuado en el Pais Vasco. Es una primera cata, una cata sobre lo que han sido más de 40 años de terrorismo. Pero quedan algunas pistas que, aunque probablemente la gente las conocía, yo creo que a veces no se pone negro sobre blanco y son importantes", detalla José Antonio Pérez Pérez. Esta investigación revela datos como que, por ejemplo, el 95% de los asesinatos cometidos por ETA, fueron después de la muerte de Franco. Es decir, se rompe esa idea que había en torno a ETA como organización antifranquista.

Ángel Altuna, hijo de Basilio Altuna, capitán de la Policia Nacional asesinado por ETA en 1980, también ha estado presente en este acto tras 11 sin participar en ningún tipo de evento de este tipo. Él recuerda como aquel 6 de septiembre, cuando tenía 17 años, se hizo violentamente adulto.

"Creo en la corrección de errores y en las segundas oportunidades. A pesar de la doble victimización, de no haber sido investigado, del tratamiento judicial, de la escasa información... sigo creyendo en el estado de derecho. Las víctimas hemos aceptado el contrato social por el cual nuestros pleitos con nuestros agresiones los dirimimos con la cuestión pública y con la justicia, y ese contrato se rompió por algún lado porque no se hizo bien y nosotros seguimos cumpliendo el contrato social con el cual dejamos en la justicia nuestros pleitos. Y nada nos duele más que cuando a algunas víctimas nos acusan de vengativas, cuando aquí ha habido personas que nos hemos tenido más remedio que mirar hacia delante", explica Ángel Altuna.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados