Pásate al MODO AHORRO

También hay innovación en el negocio de los piojos en Euskadi

La duración del tratamiento suele ser de hora y media y los precios pueden oscilar entre los 59 y los 80 euros

Una especialista en el proceso de eliminación de los piojos /EFE
Una especialista en el proceso de eliminación de los piojos /EFE

Con el regreso a los colegios y escuelas infantiles, se ha producido un aumento de casos de pediculosis o infestación de piojos, especialmente entre la población infantil. Sin embargo, algunos expertos señalan que la desescalada de las suspensiones y la vuelta a normalidad también está generando un aumento voluminoso, sobre todo entre los más pequeños. “Cinco cabezas alrededor de un móvil o las noches compartiendo cama en los campamentos de verano, son algunos de los momentos cruciales para cogerlos”, manifiesta Mirian Herrán, responsable del local KIDS & NITS Bilbao.

Pero el sector ha evolucionado y ha ido adaptándose a los tiempos. Por eso, ahora, lejos de utilizar el vinagre, uno de los remedios más indicados por algunos especialistas, como tratamiento casero eficaz para eliminar liendres y piojos, se van abriendo paso nuevas técnicas más innovadoras. Por su parte, Euskadi, ya ha implantado varios locales donde tratar la pediculosis con herramientas de calor, un método alternativo a los habituales, donde entran en juego mecanismos más actuales. Se trata de máquinas de calor, que aspira los pijos y deshidrata las liendres haciendo que no nazcan o se  reproduzcan. Posteriormente, se hace uso de la lendrera para ir retirándolos hasta que el cuero cabelludo queda totalmente limpio. 

Alternativas a lo convencional

Para intentar evitarlos siempre se ha enseñado a los niños a no compartir gorros, peines o toallas, así como a llevar el pelo recogido en una coleta. Sin embargo, y a pesar del empeño de muchos padres y madres por librarse de estos insectos, la realidad es que siguen estando igual de presentes que siempre. 

“Tanto el vinagre como los productos de farmacia se han utilizado siempre para intentar eliminar los piojos. Pero la realidad es que no los matan, al igual que los productos que se venden para matarlos”, declara el encargado de Agur Piojos en Indautxu, después de llevar años luchando contra estos insectos que no salían de la cabeza de su hija. Sin embargo, no sólo es su eficacia lo que lleva a las familias a demandar cada vez más  estos servicios, para muchos aún desconocidos. “Los padres y madres cada vez tienen menos tiempo para invertir en estas cosas. Antes era diferente, porque normalmente, la madre trabajaba como ama de casa y era la encargada de gestionar estas tareas. Pero ahora que en la mayoría de los hogares trabajan los dos, se decantan por acudir a estos centros”, manifiesta Herrán.

Además, es una de las mejores alternativas cuando no se les quiere cortar el pelo, normalmente, a las niñas. “Muchas suelen venir aterrorizadas y es lo primero que preguntan”. 

La duración del tratamiento suele ser de una hora, u hora y media y los precios pueden oscilar entre los 59 y los 80 euros. “De primeras a mucha gente le parece caro el tratamiento, pero luego les pregunto cuanto dinero se han gastado en productos de farmacia para intentar quitárselos sin éxito, y el precio es parecido. Es entonces cuando empiezan a reconocer que no es un tratamiento tan costoso”. 

 

Lo más leído
Destacados