Pásate al MODO AHORRO

La OSI de Álava pone en marcha una iniciativa para humanizar el servicio de las UCIs

​El Hospital de La Paz de Madrid ya cuenta con la primera consulta que trata el Síndrome Post Cuidados Intensivos (PICS)

La OSI de Álava pone en marcha una iniciativa para humanizar el servicio de las UCIs/EP
La OSI de Álava pone en marcha una iniciativa para humanizar el servicio de las UCIs/EP

La OSI de Álava está embarcada, desde verano, en una iniciativa que trata de humanizar el servicio de la UCI, la unidad de cuidados intensivos que ha sido uno de los más afectados por la pandemia. Sebastián Iribarren, jefe de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina y Cuidados Intensivos de la OSI Araba y Rocío Barreira, Psicóloga Clínica de la OSI Araba, son dos de los partícipes de este proyecto puntero en Euskadi por el que ya han pasado más de 100 personas. “Queremos conocer cuál ha sido la realidad de los pacientes covid para poder mejorar el servicio y la relación entre sanitarios y pacientes”, explican. Los resultados hasta el momento son muy favorables. El 25% de los pacientes se siente físicamente recuperado al de un mes y el 75% pasados tres meses desde su alta hospitalaria. 

Este proyecto estaba planteado desde hace años. La UCI es un servicio con mucha tecnología, con muchas máquinas y se ha convertido en una medicina muy tecnificada, “es necesario humanizar el servicio”, asegura el médico. Después de la primera ola del coronavirus, en junio, y debido a la homogeneidad que representaban estos pacientes decidieron llevarlo a cabo. "Todos estaban aquí por lo mismo, como prueba era más fácil", argumenta Iribarren. La iniciativa pretende mejorar la relación entre los sanitarios y los pacientes covid y sus familias. Las respuestas recibidas ayudan para poder ajustarse a las peticiones y optimizar lo máximo posible uno de los servicios más cruciales de los centros sanitarios. “Este servicio es muy importante y acoge el 10% de los fallecimientos de los hospitales. Es importante dar un buen servicio y una compañía de calidad en el último tramo de la vida”, reconoce Iribarren.  

“Agradecidos”, así califica la psicóloga la respuesta que han recibido de los pacientes y sus familiares. Desde que comenzaron las entrevistas han pasado por este proceso de humanización más de 100 pacientes que estuvieron ingresados en la UCI por la covid-19. Cuando estos pacientes reciben el alta hospitalaria el contacto con la OSI se mantiene. Tienen sesiones de una hora al de un mes, que aumentan progresivamente reuniéndose luego cada tres meses hasta completar el año. “Físicamente las secuelas se conocen, pero psicológicamente les ayuda, es terapéutico”, afirma el jefe de unidad. “Los pacientes son conscientes de su vulnerabilidad y les ayuda con el miedo. El reencuentro de las dos partes es muy emocionante”, sostiene Barreira.  

Mejorar el servicio a través de la comunicación 

La humanización es importante para conocer cuál es la percepción que tienen los pacientes que pasan por la UCI y mejorarlo. Una de las claves es la comunicación y el acercamiento. El personal sanitario ya está recibiendo formación en técnicas de comunicación aumentativa para ampliar la cobertura y expandir este proyecto a todo el sistema de salud vasco. La OSI de Álava es la primera en llevar a cabo una iniciativa como estas en Osakidetza. “Cuando acabe todo esto, la intención es ampliarlo a todo tipo de pacientes que pasen por las UCIs”, aclara la psicóloga.   

La respuesta y las declaraciones de los pacientes permite cambiar y modificar la actitud o la forma de trabajo entre los sanitarios. “Es un gran aliado que nos da beneficios a corto medio plazo”, destaca Iribarren. “Algunos no soportan tener un reloj en la habitación por lo difícil que es el paso del tiempo, a otros les sitúa y les ayuda saber que el tiempo pasa. Otros no quieren realizar una videollamada porque no quieren que sus allegados le vean con ese aspecto”, ejemplifica el doctor. Este tipo de “historias” son muy útiles para el personal porque les permite adaptar y ajustar un servicio muy tecnologizado, y acercarse más a la persona. La psicóloga clínica Barreira destaca “la importancia de poner cara a quien te ha tratado, de saber que se han sentido cuidados y de sentir que importan. Al fin y al cabo, humanizar aquí significa humildad”.  

Archivado en:

Destacados
Lo más leído