Pásate al MODO AHORRO

El País Vasco contará con su primera carretera inteligente en 2024

Bizkaia Connected Corridor comenzará este año a instalar las 50 balizas previstas y estima que el proyecto estará completamente operativo para 2024

Vehículos en las carreteras vascas. / Departamento de Seguridad
Vehículos en las carreteras vascas. / Departamento de Seguridad

La transformación digital también va a cambiar el paisaje de las carreteras vascas desde este mismo año en el que la autopista inteligente Bizkaia Connected Corridor comenzará a instalar las 50 balizas previstas para que el proyecto esté totalmente finalizado para el año 2024. El plan es un proyecto "estratégico" de la Diputación de Bizkaia y de Tecnalia para crear un corredor cooperativo de un total de 57 kilómetros de autopista digitalizados y sensorizados, donde las empresas podrán probar distintas tecnologías pioneras de movilidad autónoma, conectada y cooperativa (CCAM) e infraestructuras inteligentes. Según ha destacado este viernes, el diputado vizcaíno de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, la red viaria de Bizkaia se convertirá en un living-lab al servicio de la investigación y el desarrollo tecnológico, ya que servirá para atraer y probar proyectos de I+D aplicados a la movilidad en carretera y a las infraestructuras viarias. La carretera entre Ermua y Ugaldebieta va a permitir testar el laboratorio para proyectos de investigación que hará posible que las empresas "aporten nuevos proyectos innovadores en el ámbito de la red viaria". 

Las balizas a instalares recibirán y emitirán mensajes entre los vehículos y con los centros de control sobre incidencias como condiciones meteorológicas adversas, obras, congestiones de tráfico u obstáculos en la calzada, entre otros, por lo que el usuario podrá anticiparse ante una situación de emergencia o una retención de tráfico. Bizkaia Connected Corridor contempla entre sus objetivos digitalizar la red de carreteras a través de la implantación de varias tecnologías. Entre ellas se encuentran los Sistemas Inteligentes de Transporte Cooperativos (C-ITS) que permiten la comunicación vehículo-infraestructura (V2I) y vehículo-vehículo (V2V) para mandarse avisos sobre el estado de la vía. Asimismo, se van a sensorizar mediante tecnología IoT cuatro infraestructuras de la red viaria que actuarán como gemelos digitales y, por último, se dispondrá de las carreteras forales de Bizkaia para emplearlas como un escenario idóneo donde las empresas y centros de investigación puedan probar, en condiciones reales, el desarrollo de sus tecnologías en un entorno Living Lab.

El Gobierno vasco pretende utilizar los fondos europeos para afrontar el coste que se hará necesario en los próximos seis años. Con las líneas de financiación del Plan Next EU pretende generar una primera inversión de 181 millones antes de 2026 y que se centrará en la creación de una plataforma digital de gestión en cada territorio y gran centro de control para todo el País Vasco. El horizonte del plan, que está marcado por la Unión Europea y trabajado entre el Gobierno de España y las instituciones con competencias en carreteras, busca acercar la realidad de la conducción autónoma. Las carreteras contarán con sensores conectados a través de una red 5G que permitirán compartir información en tiempo real entre los vehículos y las vías para que el gestor tenga información constante de la situación del tráfico, pero también para permitir el uso de servicios cooperativos entre los usuarios. 

Para ello el proyecto de digitalización contempla la creación de una plataforma digital de gestión en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa. Serán los centros que reciban, procesen toda la información, además de monitorizar la actividad en las carreteras de la red principal. La otra vertiente del plan consiste en la sostenibilidad. El reto es que la red viaria sea un cómplice para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que genera el funcionamiento de los vehículos. En cualquier caso, lo que sí se avecina es un importante incremento del gasto en las carreteras forales que encaja con la decisión de las Diputaciones para establecer peajes en toda su red principal de carreteras

Archivado en:

Destacados