Pásate al MODO AHORRO

La pandemia deja afónicas a las orquestas de los pueblos

En Euskadi, hay más de un centenar de cantantes y grupos que fueron los primeros en tener que parar su actividad con la pandemia, y a quienes les espera otro verano que "dan por perdido" sin ninguna actuación programada

Verbena con una de las actuaciones de Joselu Anayak./ Cuadrilla de blusas y neskak Okerrak
Verbena con una de las actuaciones de Joselu Anayak./ Cuadrilla de blusas y neskak Okerrak

No hay verano sin fiestas en los pueblos. Era algo inconcebible y, sin embargo, ya hace casi año y medio que no se encienden los focos de las verbenas y las orquestas que recorren durante los meses estivales toda la geografía vasca. En Euskadi hay más de un centenar de cantantes y grupos que trabajan en este sector y, según datos de Musikaren Industria Taldea, la actividad representa el 3% del PIB vasco. No son solo los músicos y los cantantes, sino que también son los técnicos, los montadores, los representantes y las discográficas.

Adur Ekintza Kulturalak es una empresa de administración de eventos desde grupos de música, espectáculos en la calle, espectáculos y parques infantiles, monólogos, magos.... hasta el montaje de carpas, infraestructuras y escenarios. Uno de los socios cuenta que en 2020, tuvieron uno caída de la facturación del 87% y que este año 2021 está siendo algo mejor pero, respecto a 2019, lo que han facturado por el momento también ha sido un 60% menos. Sin fiestas, la única opción que les queda y la que les está salvando son los eventos privados.

Sin embargo, ellas aseguran que hasta que las fiestas no vuelvan, no podrán volver a arrancar con fuerza y creen que la solución no llegará a corto plazo, ni si quiera en 2022. "Durante el primer año, en 2020, no recibimos ninguna ayuda. Ahora en 2021, hace unos meses, casi todas las empresas del sector hemos recibido algo desde el Gobierno vasco. Pero hemos tenido el negocio cerrado más de un año y hemos tenido que seguir pagando la luz, el alquiler, los transportes, los seguros, todos los gastos... Nosotros aún estamos bajo un ERTE, pero hay muchos compañeros que han tenido que cerrar ", explican desde Adur. 

Aferrados a su otra profesión

Si hay un grupo que ha hecho bailar todos los veranos a los pueblos vascos, ese es Joselu Anayak. Hace ya más de 40 años que estos cinco hermanos, Joselu, Javier, Andoni, Félix y Jesús, recorren multitud de fiestas patronales entre chupinazos, kalejiras, conciertos y txosnas. Ahora, llevan más de un año sin tocar delante del público y confiesan a Crónica Vasca que lo echan muchísimo de menos porque la gente "les da vida". Joselu Ruiz de Gordoa es el cantante principal y el encargado de hacer los arreglos de las canciones, y cuenta que este retiro de meses lo está aprovechando para componer

Para estos meses de verano no tienen nada programado en Euskadi, pero sí algo para septiembre en Francia. "Llevamos desde Carnaval de 2020 sin actuar y estamos sufriendo mucho. Seguimos pendientes de un hilo a la espera de que en septiembre también podamos hacer algo aquí", comenta Joselu Ruiz de Gordoa. 

Sukar Taldea nació en 2009 y para el pasado año tenían más de 30 fechas acordadas que, con la llegada de la pandemia, se vieron canceladas. Este grupo de Vitoria está formado por cinco miembros que lo compaginan con sus otros trabajos de profesores y del sector des turismo y la restauración, que también ha sufrido las consecuencias del covid, es por ello que aseguran que han estado "doblemente golpeados". 

Izai Ruiz de Gordoa es la voz y la guitarra del grupo y confiesa que este verano también lo dan por perdido ya que no tienen nada cerrado. "Seguimos con la ilusión de seguir pero no nos dan una solución con lo mal que lo estamos pasando. Tenemos que seguir cubriendo todos los gastos y no hemos recibido ninguna ayuda, ni tampoco alternativas para poder tocar en otras condiciones como por ejemplo sí está pasando con los conciertos", apunta este miembro de Izai. 

"Psicológicamente afectados"

Si hay algo en lo que todas estos músicos coindicen, es que esto ha supuesto para ellos todo un cambio de vida. "Te paras en seco, ¿y ahora qué? Psicológicamente nos ha afectado mucho", asegura Izai Ruiz de Gordoa. Para Joselu Anayak también ha sido igual de duro porque "su vida gira en torno a la música" y llevan más de 40 años dedicando sus veranos a recorrer los pueblos vascos. "Fue muy extraño porque te cambia el ritmo de vida. Antes nos acostábamos a las 7 de la mañana y ahora a esa hora nos levantamos para componer. Es un tiempo diferente, hay que afrontarlo y solo espero que pronto nos dejen volar. Hemos visto crecer a quienes nos vienen a ver y eso también es vitamina para nosotros", señala Joselu Ruiz de Gordoa. 

La historia se repite en el caso de Basajaun Taldea. Ellos llevan desde 1988 tocando en plazas y fiestas y sienten que todos estos profesionales son como "los olvidados".  Xabi es el jefe del grupo y asegura que esto les ha afectado mucho y tiran para adelante gracias a sus otros trabajos también como profesores. "Hace 15 años sí vivíamos solo del grupo pero ahora es imposible. Por el momento no tenemos ninguna actuación aunque puede que igual algo en otoño. Vamos a esperar a poder actuar con todas las garantías pero queremos recordar que no todos estamos trabajando", puntualiza este miembro de Basajaun. 

A ellos también las ha cambiado la vida. Durante los meses de verano podían tener más de 60 actuaciones y empiezan con los ensayos ya desde abril o mayo. Este año y medio lo único que han podido hacer es eso, ensayar. "Nosotros entendemos la situación y como jefe del grupo, responsablemente claro que no veía factible actuar sin estar vacunados porque no iba a poner en riesgo a nadie. Ahora, que avanza tanto la vacunación, creo que quizás si podríamos actuar con mascarilla  o buscar otras opciones. No queremos seguir siendo los olvidados. Somos los que ponen la guinda del pastel y hacemos que la gente disfrute", concluye. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados