Pásate al MODO AHORRO

Los puestos de responsabilidad en la ciencia siguen siendo de los hombres

En la actualidad tan solo el 33 % de los investigadores en el mundo son mujeres, según datos de la UNESCO

 Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia/ EFE
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia/ EFE

“Queda mucho recorrido para llegar a la equidad en la ciencia”, afirma Itziar Vergara, doctora y jefa del grupo de atención primaria de Biodonostia. “Según se va desarrollando la carrera científica, por problemas de conciliación y de reconocimiento, se va generando una desigualdad de género”, asegura Eunate Arana, médico y coordinadora científica en Biocruces. Ambas están llevando a cabo un ensayo clínico con la empresa biofarmacéutica alemana, Curevac, para desarrollar una vacuna contra la covid-19. Ellas son las responsables del proyecto, la excepción a una norma donde los altos cargos son en su mayoría hombres. Por lo general, ha aumentado la presencia de mujeres en la ciencia, pero muchas no alcanzan puestos de responsabilidad como los hombres.

Tan solo el 33% de los investigadores en el mundo son mujeres en la actualidad, según datos de la UNESCO en 2019. Afortunadamente, a día de hoy el papel de la mujer en la ciencia está cada vez más presente. Pero no siempre ha sido así. A lo largo de la historia, muchas científicas han visto mermados sus proyectos, investigaciones e ideas por el simple hecho de pertenecer al sexo femenino. Son muchas las que no han podido dedicarse a la ciencia por ser ‘un mundo de hombres’. Por ello, este jueves se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, con el objetivo de recordar y dar visibilidad a todas las mujeres que cada día ofrecen su mejor versión y apuestan por el camino científico. 

Tanto Vergara como Arana están de acuerdo en que queda un largo camino para conseguir la igualdad. “Es importante impulsar las carreras y vocaciones científicas en las niñas porque todavía hay algunos prejuicios a la hora de valorar los méritos de mujeres”, certifica Vergara. Ambas científicas acuerdan que es necesario mucho esfuerzo para que la visibilidad de la actividad científica femenina sea equiparable a la de los hombres. Para ello, hay que reconocer a su labor y convertirlas en “un ejemplo para futuras generaciones, para que tengan ganas de sumarse a este mundo tan apasionante”, manifiesta la Doctora de Biodonostia.  

En Biocruces como en Biodonostia hay presencia y reconocimiento igualitario entre ambos sexos. En Biocruces, por ejemplo, hay aproximadamente 60 personas involucradas en el proyecto de la vacuna y “el 60 o 70% son mujeres”, admite Arana. Sin embargo, las dos están de acuerdo en que los problemas de conciliación que existen en el ámbito científico son, sobre todo, con las mujeres. “Yo sé que si no llega a ser por mis padres y mis suegros no estaría aquí”, agradece la sanitaria Arana.  

La ciencia tiene más hombres que mujeres 

Los hombres están más presentes en las carreras de ciencias que las mujeres. Así lo determina la beca de investigación, premiada por Emakunde en 2019, sobre el ‘Análisis de los fenómenos que contribuyen a perpetuar, o modificar, la discriminación de las mujeres en los campos de las matemáticas y físicas'. El estudio muestra que menos de la mitad de los alumnos de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU son mujeres. El análisis certifica que en el curso 2018-2019 había un 44.7% de mujeres matriculadas en esta facultad. Adicionalmente, esta cifra solo ha aumentado un 5% desde el año 2003-2004, cuando la representación femenina en la facultad era del 38.8%. En 15 años el aumento ha sido mínimo. Además, en carreras como la de Física, la mujer tiene un papel muy minoritario. En la UPV/EHU en el curso 2018-2019 solo un 29% del total eran mujeres. Este estudio también ha llegado a la conclusión de que “la noción de mérito tal y como se entiende actualmente favorece a los hombres y perjudica a las mujeres: es por esta razón que tiene sentido hablar de cómo el reconocimiento del mérito está estrechamente relacionado con la cuestión del género”.  

El estudio muestra un desequilibrio entre ambos sexos, más notorio en ciertos ámbitos científicos. “En las bases puede ser cierto que en ciertas especialidades y grados haya más mujeres, pero en las cabezas, en los puestos de responsabilidad y en la coordinación de áreas hay más hombres”, revela Arana. Aunque en las carreras la presencia entre ambos sexos pueda ser más igualitaria, a la larga las mujeres acaban teniendo menos presencia y menos visibilidad en la comunidad científica. La covid-19 ha servido de ejemplo. "En general la actividad investigadora en los hombres ha tenido mayor visibilidad que la de las mujeres en esta pandemia”, reconoce Vergara, quien asegura que las mujeres se encuentran en una situación más vulnerable. “Las situaciones laborales más vulnerables, por la dificultad en la conciliación de las actividades familiares, han afectado más a las mujeres", concluye la doctora de Biodonostia.  

Vacuna con colaboración vasca 

Biocruces y Biodonostia, junto con un centro de Madrid, van a participar en un ensayo para una vacuna que podría estar disponible para finales de este año. “Espero sinceramente que sea antes de esa fecha por las autorizaciones de emergencia que se están dando acortar los plazos y llegar a una mayor población”, confiesa Vergara. La antesala a ese viral se va a llevar a cabo entre 2.000 vascos voluntarios. 

La empresa alemana ha desarrollado una vacuna basada en el mecanismo del RNA mensajero que estimula el sistema inmunitario, es decir, el mismo que emplean las dos vacunas que se están distribuyendo actualmente de Pfizer y Moderna, pero con sus características específicas. “En este momento en el que nos encontramos de pandemia son necesarias las vacunas. Los laboratorios en ningún caso tienen capacidad de producir todas las dosis que son necesarias para vacunar a toda la población”, asegura Vergara. Arana está de acuerdo y afirma que sigue siendo imprescindible la aprobación de más vacunas para cumplir con los calendarios de vacunación y superar así la pandemia. “Estamos en una crisis sanitaria y económica global y se ha visto que la única forma de salir de la crisis es la innovación y la investigación”, aclara la responsable de Biocruces, que aboga por apostar por la ciencia. 

Ambas comparten la gratitud y la emoción ante la respuesta recibida por parte de la población, “el llamamiento de la ciudadanía a participar en este ensayo clínico ha sido terriblemente exitoso”, reconocía Vergara, quien habla de una sociedad vasca madura que sabe valorar la importancia de la investigación científica. “La ciencia es lo que ha permitido ir mejorando y que salgamos de esta crisis”, sostiene Arana. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados