Pásate al MODO AHORRO

El personal universitario reclama la vacunación al mismo tiempo que el resto del sector educativo

Los profesores de la UPV/EHU cuestionan las razones de por qué el Gobierno vasco no les ha incluido en el sector educativo esencial y critican la falta de gestión de la rectora Eva Ferreira

Campus de la UPV/EHU en Leioa (Bizkaia)
Campus de la UPV/EHU en Leioa (Bizkaia)

El personal universitario quiere su dosis de AstraZeneca porque considera que los docentes de la educación universitaria son un sector esencial para la sociedad. La comunidad universitaria no ha sido incluida en el colectivo que va a recibir la dosis de la vacuna británica del plan de vacunación del Gobierno vasco. Esta situación ha generado indignación entre el profesorado de la Universidad Pública del País Vasco (UPV/EHU). Los sindicatos UGT y CCOO de la educación universitaria ya han mostrado su enfado y piden que una vez se reactive la inoculación de esta dosis se les tenga en cuenta. Piden agilizar el proceso de vacunación entre los profesores de la universidad porque se exponen a clases con una gran cantidad de alumnos todos los días. 

Las clases universitarias en la red universitaria pública vasca están siendo presenciales. En teoría, existe la posibilidad de realizar parte de la docencia online. La realidad es diferente, y lo que ocurre, en la mayoría de las facultades, es que las clases acontecen mayormente en las aulas. Como muchas otras comunidades autónomas, Euskadi ha decidido optar por la docencia presencial. Sin embargo, este personal no está incluido en el plan de vacunación como sector esencial educativo y el colectivo se pregunta indignado, ¿por qué?. Y es que ellos son los únicos profesores que no están contemplados en este plan del Ejecutivo. Uno de los motivos que plantean puede ser la posibilidad de dar las clases a través de plataformas digitales, pero es una situación que no está pasando en la UPV/EHU y que el Gobierno vasco conoce de cerca, pero aun así no están dentro del plan. 

Las facultades de Comunicación y Ciencias Sociales y la de Medicina de Leioa, son solo algunas de las que han mostrado su enfado e indignación ante una situación que consideran discriminatoria. En este sentido el profesorado, los decanos, la gerencia, el equipo rectoral y los sindicatos están de acuerdo: hay una falta de previsión y gestión que genera una falta de vacunas para un colectivo que, según ellos, las necesita. Los sindicatos ya han redactado un par de documentos exponiendo los hechos para que su inclusión sea efectiva. Los profesores quieren poner de manifiesto que son un sector que llega a exponerse a centenares de alumnos, en algunos casos, cada día, porque existe una desigual distribución entre las diferentes carreras y facultades. Puede ser cierto que algunos docentes no tengan un gran volumen de estudiantes en sus aulas, pero hay otros que sí.

Desde CCOO Euskadi creen que una de las causas por la que no están incluidos en la vacunación es precisamente porque asumen que las clases están siendo a través de la pantalla o con clases espejo, donde el volumen de alumnos por cada aula se reduce considerablemente. La docencia digital en la UPV/EHU no es completa, solamente corresponde a una parte, aunque, esta situación no suceda en todas las comunidades autónomas por igual. "Nadie asume responsabilidades y desde el ministerio se estableció la posibilidad digital de las universidades, pero no todos la llevamos a cabo. Necesitamos ser incluidos porque ofrecemos educación como cualquier otro profesor", manifiestan desde el sindicato. El jueves se reunirá con los departamentos vascos de Salud y Educación en el Consejo de Gobierno para abordar el tema. En Zaragoza el rector ya ha pedido al ministro de Universidades Manuel Castells que vacune a su profesorado.

El Gobierno vasco paraliza la vacunación de AstraZeneca

Estas quejas y reclamaciones llegan en un contexto donde las vacunas de este tipo han sido suspendidas por los supuestos efectos secundarios que está causando, sobre todo en países nórdicos. Ante esta situación la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha dejado claro su mensaje de tranquilidad a la población al no constar "ningún efecto secundario grave" de la vacunación de AstraZeneca. España paralizaba la vacunación con las dosis inglesa durante los próximos 15 días. El Consejo Interterritorial de Salud se reunía de urgencia para abordar esta decisión siguiendo la línea de varios países europeos que también la han detenido como Alemania, Francia o Italia. 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído