Pásate al MODO AHORRO

El ciclo de Educación Primaria se resiste a la llegada de libros digitales

La compra de herramientas digitales supone un ahorro de casi el 60% frente a los materiales impresos

Alumnos de primaria durante una jornada lectiva /EP
Alumnos de primaria durante una jornada lectiva /EP

Llega septiembre y los días de ir ultimando los preparativos. El regreso a las aulas está a la vuelta de la esquina y las familias ya han tenido que ir adquiriendo el material necesario para el nuevo curso escolar.  Aunque los hábitos de compra van cambiando y la mayoría del alumnado de bachillerato y secundaria han dejado atrás las largas colas en las librerías para adquirir los libros de texto. Ahora, con el uso de materiales audiovisuales la compra de licencias desde casa les resulta más cómoda. Sin embargo, los libros digitales siguen siendo uno de los grandes retos de la educación primaria, donde todavía no terminan de implantarse. 

No es el caso del Colegio NClic Arenales de Vitoria, donde integraron las herramientas digitales de aprendizaje en todos los cursos desde su apertura hace ocho años. “Cada ciclo cuenta con ordenadores y tablets adaptados para las diferentes edades con el fin de que faciliten la enseñanza del alumnado”, señala su director, Alejandro Saurina. Desde los inicios no dudaron que era la metodología con la que querían trabajar, no obstante, saben que hay muchos centros en los que sigue siendo una apuesta reticente para el ciclo de primaria. “Las licencias que he podido probar para estos cursos cada vez son mejores. Además, se buscan nuevos recursos continuamente. Para nosotros es mucho más rico que el papel, incluso en edades más tempranas”, manifiesta Saurina. 

Asimismo, muchas editoriales se están resistiendo al cambio y la postura de los colegios no ayuda a innovar. “Tenían grandes autores de libros de texto y el digital les exige otro tipo de competencias. Sin embargo es imparable y llegará hasta primaria también. Al final se trata de un recurso muy potente”, señala Mikel Agirregabiria, exjefe del servicio de Innovación Educativa del Gobierno Vasco . 

Sin embargo, algunos docentes, consideran que se trata de una posición cómoda por parte de ciertos compañeros de oficio. “A los niños si se les enseña a hacer un buen uso de los ordenadores o tablets, se manejan muy bien. Pero claro, hay que invertir un tiempo y esfuerzo en enseñarles”, expresa el director del Colegio NClic Arenales. Agirregabiria avala esta postura. “Las nuevas tecnologías requieren compromiso por parte de todos (alumnos, profesores y familias) e igualdad de oportunidades para que en todas las casas se pueda tener conectividad”. Pero está convencido de que la evaluación es el principal obstáculo de la implantación. “Si el modo de evaluar cambiase y se alejase de lo que hemos visto hasta ahora, los dispositivos estarían integrados en etapas mucho más tempranas”. 

Menos gastos 

La compra de libros de texto supone una media de 300 euros por niño, un 60% más que los costes por materiales digitales, donde las licencias individuales de las asignaturas necesarias rondan los 18 euros y las anuales, dónde vienen todas las materias incluidas, 90. Sin embargo, esto solo es una pequeña parte de lo que las familias desembolsan durante todo el periodo del curso escolar. Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) señala que los padres se gastan una media 1890 euros por cada hijo escolarizado entre los 3 y los 18 años. El comedor y las actividades extraescolares se llevan la mayor parte del presupuesto con entre 1.000 y 640 euros al año de media, mientras que los uniformes se posicionan en tercer lugar. 

El País Vasco es junto a Navarra la comunidad autónoma donde más suben los precios de 'la vuelta al cole'. En concreto, un 2,74% más que hace un año. Euskadi se posiciona así como la tercera en la lista que más desembolsa en educación. Aunque también, es una de las comunidades que no practica el ´plan de reutilización de libros en papel´.

Archivado en:

Destacados