Pásate al MODO AHORRO

La propiedad intelectual y los derechos de autoría, una asignatura pendiente para los vascos

Una mujer sentada lee un libro en una biblioteca / PEXELS
Una mujer sentada lee un libro en una biblioteca / PEXELS

En los procesos creativos, en ocasiones, los autores dejan para último momento la tarea de atar en condiciones los derechos que su propia autoría genera. Por fatiga y, sobre todo, por desconocimiento. Es en este punto donde un buen asesoramiento tiene un gran valor. En Euskadi, no faltan excelentes profesionales que ayudan a creadores en este apartado. Nada mejor que delegar cuando no eres capaz de completar sin desfallecer. Es un buen hábito establecer como corresponde la propiedad de una obra junto a un asesor antes que arrepentirse cuando ya no existe remedio.

Marta C. Dehesa es abogada y dirige 'Cola de Perro', asesoría centrada en el sector cultural, docente y letrada especializada en Propiedad Intelectual. Importante activista cultural, Marta es también promotora cultural y basada en su experiencia considera que “falta información, formación y conexión entre todos nosotros, somos un sector que padece los males de la competitividad, la conflictividad y la desunión, que trabaja con hábitos no profesionales y que saca adelante proyectos no sostenibles (para quien los crea y sostiene, no para el mercado que se beneficia)”.

En el debe de muchos artistas se encuentra el control de unos derechos que a la hora de negociar un contrato directamente corresponde a uno de los puntos claves del mismo. En este sentido, la abogada C. Dehesa considera que “conocer nuestros derechos de autoría nos da, sin lugar a dudas, capacidad y fuerza de negociación, poder de decisión, mejor defensa de nuestros derechos y seguridad jurídica. Pero sobre todo confianza y seguridad para exigirlos y con ello obtener el retorno económico que merece nuestro trabajo”.

Ainara Legardon es música y experta en derechos de autor. Su larga trayectoria como compositora le ha llevado a estudiar ampliamente sobre la materia. “El gran problema con el que a veces nos encontramos las formadoras es que las personas a las que más les interesa adquirir esos conocimientos, aún sienten que no son temas que vayan a entender, porque los sienten muy ajenos. También, por qué no decirlo, hay mucha pereza, falta de compromiso e individualismo, sobre todo en el ámbito musical” apunta Legardon. 

Junto al podcaster Alberto Cortés, Ainara realizara “Autoría”. Se trata de un programa semanal que está teniendo una excelente acogida entre los artistas y creadores. “Nuestro objetivo es arrojar algo de luz a las cuestiones que semanalmente nos hacen llegar las personas oyentes. Elegimos un tema y hacemos una aproximación a la cuestión lo más fluida posible, con un lenguaje entendible”. Actualmente, la autora bilbaina imparte varios cursos online (a los que se puede acceder a través de la plataforma de asesoría integral para proyectos creativos) que están siendo muy bien recibidos por la comunidad de autores. “Han surgido por necesidad debido a las restricciones por la pandemia. Hasta el año pasado, todos mis cursos y talleres han sido presenciales”. Diseñados para que cada persona lo haga a su ritmo, la oferta está dirigida a creadores de la música, artes escénicas y audiovisuales.

Un colectivo muy individualista

Un mal endémico entre quienes abordan una actividad tan personal y emocional, el arte de la creación cultural, resulta ser la soledad con la que se recorre el trayecto, largo en muchos casos. Por supuesto, esto afecta a los derechos de autor. Los profesionales abogan siempre por la unión del colectivo para lograr resultados generales más satisfactorios. Ainara Legardon conoce bien el ámbito musical, “he identificado también es la falta de unión y de carácter colaborativo. Sobre todo en el sector musical, cada persona trata de “apagar sus pequeños fuegos” de forma individual. No existe un compromiso asociativo ni colectivo real, y, como he dicho varias veces, la desunión hace que las batallas estén perdidas antes siquiera de iniciarse”.

En este punto, la abogada Marta C. Dehesa considera que tener un buen conocimiento de la disciplina sirve para fortalecer la acción colectiva de cara al “cambio del marco normativo, la implementación de buenas prácticas y la desaparición de los abusos y los contratos en fraude de ley”.

Entidades vascas que son alternativa a la histórica SGAE

Hace seis años, EKKI comenzó su actividad como gestora de los derechos de propiedad intelectual. La entidad vasca fue promovida por Euskal Herriko Bertsozale Elkartea, Euskal Idazleen Elkartea, Euskal Editoreen Elkartea, Euskal Irudigileen Elkarte Profesionala y Euskal Herriko Musikarien Elkartea. En su página web dice textualmente: “aspiramos” a ser la referencia de la cultura vasca en el mundo ante todas las personas que deseen adquirir derechos para su explotación o consumo, y tratará de servir únicamente los intereses de los creadores vascos”.

En Navarra se encuentra la sede de Intangia, asociación dedicada a la defensa de intangibles que reúne a intelectuales y autores de distintos sectores creativos. A nivel estatal, DAMA es una referencia a tener también en cuenta. Junto a EKKI, son las dos únicas entidades que recaudan por las obras que gestionan ellas mismas.

Es importante el matiz que subraya C. Dehesa en relación a la forma de trabajar de estas entidades. “Las autoras y autores deberían tener la capacidad de elegir qué obras quieren que sean gestionadas por una u otra entidad de gestión a través de contratos no exclusivos, y eso sólo sucede en DAMA, EKKI; VEGAP o CEDRO. El resto imponen en el contrato que dan a firmar a sus socias y socios, pese a lo regulado en el artículo 157 de la LPI, como obligatoria la gestión de todas las modalidades de explotación y la totalidad de la obra tanto presente como futura” afirma la abogada alavesa.

Destacados
Lo más leído