Pásate al MODO AHORRO

Los Reyes Magos llegan a Euskadi envueltos en la polémica entre Gobierno y ayuntamientos

Vitoria y Donostia celebrarán hoy sus cabalgatas en contra de la recomendación de Salud

Reyes Magos en el ayuntamiento de Bilbao./ EP
Reyes Magos en el ayuntamiento de Bilbao./ EP

Melchor, Gaspar y Baltasar se encuentran ya en el País Vasco para cumplir los deseos de niños y mayores en forma de regalos. Los Tres Reyes Magos de Oriente desfilarán esta tarde por las calles de varias localidades vascas envueltos en la polémica por celebrar sus cabalgatas en un momento de alta tensión en los hospitales debido a la alta positividad de la sociedad vasca que alcanza una incidencia cercana a los 5.000 casos por 100.000 habitantes y en contra de las recomendaciones del Departamento de Salud.

Preguntada por los municipios que han decidido mantener este 5 de enero los desfiles en plena ebullición de positivos por coronavirus, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, apelaba ayer a la población a "evitar aglomeraciones". A la máxima responsable sanitaria no le hace ninguna gracia la celebración de las cabalgatas reales, pero evitaba en su respuesta la confrontación para aconsejar a la ciudadanía. "Está en manos de cada uno de nosotros el poder mantener las medidas de prevención que sabemos que evitan los contagios como son las aglomeraciones o el uso continuado y correcto de las mascarillas", respondía.

Más allá de ese llamamiento a la ciudadanía, Sagardui dejaba en manos de los ayuntamientos la decisión de "qué actividades han de llevar a cabo y cuales no". En este sentido, señalaba que "si han decidido seguir adelante será porque establecen las garantías de poder cumplir las medidas de prevención establecidas". 

División por las cabalgatas

Las principales ciudades vascas han apostado por recuperar las cabalgatas de Reyes en contra de la opinión del Labi que pedía precaución y desaconsejaba los desfiles para no poner en riesgo la salud de la sociedad. Una petición que Salud realizó el pasado 17 de diciembre cuando los contagios por coronavirus no alcanzaban ni de lejos las cifras de estos días ni la atención hospitalaria estaba tan tensionada como ahora. Bilbao respondió al "toque" que dio Salud y decidió cambiar la cabalgata por un acto alternativo en el interior del pabellón Bilbao Arena de Miribilla con cuatro pases para 1.500 espectadores para un aforo de más de 9.000 asistentes.

Es la única capital que ha seguido los consejos sanitarios, ya que tanto Vitoria como Donosti u otras ciudades con bastante población como Barakaldo o Irún han programado desfiles para esta tarde aludiendo a que hay que difundir "ilusión" a la ciudadanía. Una decisión controvertida y que se tomó en un momento en el que el lehendakari, Iñigo Urkullu, reclamaba consensuar medidas con el resto de comunidades autónomas para intentar contener la expansión descontrolada del virus. Pedía implementar "medidas compartidas" en el conjunto de España cuando en Euskadi no se ponían de acuerdo para ofrecer un criterio común respecto a los actos y cabalgatas navideñas.

Los ayuntamientos han optado por ampliar los recorridos de los tradicionales desfiles, en 1 kilómetro en el caso de Donostia, en 700 metros y sin pasar por el centro en la capital alavesa y por calles más anchas en Barakaldo. Fuentes del ayuntamiento gipuzkoano han apelado al "uso obligatorio de la mascarilla en todo momento", al igual que en Vitoria donde "no habrá lanzamiento de caramelos" para que no haya tumultos ni nadie se retire la mascarilla para comer. La cabalgata de los Reyes Magos es uno de los eventos más multitudinarios de Vitoria en los que se llegan a concentrar decenas de miles de personas.

 

 

 

 

Archivado en:

Destacados