Pásate al MODO AHORRO

Las salas de cine solicitan al Superior Vasco que derogue la prohibición de comer

El TSJPV ha denegado la petición de "medidas cautelarísimas" y da audiencia al Gobierno vasco para que presente alegaciones antes del viernes

Salas de cine en Euskadi. / EP
Salas de cine en Euskadi. / EP

La asociación de salas de cine de Euskadi (EZAE) y la Federación de Cines de España (FECE) han pedido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) la adopción de "medidas cautelarísimas" ante "las graves pérdidas" que les ocasiona la prohibición de comer" en los locales de exhibición por la pandemia de covid-19. Sin embargo, la justicia vascoa las ha denegado y convertido en "medidas cautelares" , a la vez que da audiencia al Gobierno vasco para que presente las alegaciones que considere, con plazo hasta el próximo día 29 a las 13:00 horas.

El alto tribunal admite que la no adopción de medidas "cautelarísimas" puede provocar pérdidas económicas en el sector, si bien, puntualiza, "cabría su indemnización de prosperar el recurso". Según argumenta, "dados los intereses en juego, entre los que se encuentra que la solicitud recae sobre una medida de prevención sanitaria, la Sala considera que no deba prescindirse del trámite de audiencia", por lo que abre plazo para que alegue el Gobierno vasco. 

En concreto, las salas de cine demandan que mediante el procedimiento de urgencia se "suspenda la vigencia" de los apartados segundo y quinto del anexo de la orden, lo que permitiría volver a consumir alimentos en las salas de exhibición. "Es importante recordar -prosigue el comunicado- que esta actividad supone de promedio el 30 % de los beneficios de los cines vascos, aunque en algunos de ellos llega al 45 %", por lo que se trata de una restricción que "amenaza gravemente la supervivencia de muchas salas si se prolonga en el tiempo".

Han recordado que en los cines de Euskadi "la pérdida conjunta por día, al no permitirse el consumo de golosinas y refrescos, es de 27.432 euros" lo que ya suma un acumulado de "384.041 euros en estas dos últimas semanas".

Ambas asociaciones inciden también en que si el argumento para prohibir el consumo en el interior de las salas es la apelación al uso de la mascarilla éste "debería aplicarse también en txokos, sociedades gastronómicas, comedores escolares y espacios para comer de los centros de trabajo, donde se consumen alimentos y bebidas sin obligación de respetar la distancia de 1,5 metros".

Recalcan, en este sentido, que en las salas de cine "no hay interacción social", porque "todos los espectadores están en la misma dirección, la actividad se desarrolla en silencio, la retirada de la mascarilla es puntual, los espacios con muy amplios y con sistemas óptimos de ventilación, y no todos los clientes consumen alimentos ni lo hacen en el mismo momento".

Advierten también, entre otros argumentos, de que "no existe situación de riesgo inminente y grave que justifique las restricciones" de la orden del Gobierno Vasco, al tiempo que consideran "absolutamente insuficientes" las ayudas de 200.000 euros anunciadas por el Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco para paliar la caída de espectadores a sus negocios como consecuencia de la pandemia y las medidas restrictivas. 

Archivado en:

Destacados