Pásate al MODO AHORRO

Los sindicatos convocan una huelga el 25 de marzo contra el borrador de la Ley de Educación

El consejero Bildarratz se ha mostrado "sorprendido" por un paro que va que "va en contra del diálogo y el entendimiento"

Zuriñe Gómez Camacho

Zuriñe Gómez Camacho | José Manuel Navarro

Entrada de un colegio en Euskadi. / EP
Entrada de un colegio en Euskadi. / EP

La Ley de Educación continúa siendo un asunto discordante. Los sindicatos ELA, LAB, Steilas y CCOO han convocado una huelga para el 25 de marzo, acompañada de movilizaciones, para mostrar su rechazo al documento sobre las bases presentadas respecto a la Ley de Educación. Exigen además que se les tenga en cuenta a la hora de elaborar dicha norma.

Ante los medios de comunicación, estos sindicatos han exigido a los partidos del Parlamento vasco que escuchen a la comunidad educativa. Consideran que, hasta la fecha, el proceso de interlocucción "no ha sido tan participativo como debería" , y por ello es que convocan esta jornada de huelga en todo el sistema educativo: público, concertada y las escuelas infantiles. El lema será "pública, euskaldun y propia".

El euskera, en el centro

Reclaman que el nuevo texto que se está elaborando, ponga en el centro "el euskera y sus valores de convivencia", desde un modelo que sea unificado de inmersión y mantenimiento del euskera. Piden que se garantice a todos los alumnos una "competencia lingüística adecuada en esta lengua".

Además del parón, han anunciado una manifestación en Bilbao el día del paro y sendas concentraciones ante el Parlamento vasco los días 18 y 28 de marzo, para reivindicar, entre otras cuestiones, una ley de educación centrada en lo público, superando el actual "sistema dual" respecto a la enseñanza concertada, "que ponga el euskera en el centro" y con un aumento de la inversión hasta el 6 % del PIB. Los cuatro sindicatos cree que la nueva ley debería ser de "educación propia", y para ello debe asumir las "competencias plenas" de Educación en Euskadi, con un aumento de la inversión hasta el 6 % del PIB para "reducir las ratios y garantizar la gratuidad de la educación de 0 a 18 años".

Según recoge Efe, han reivindicado procesos de estabilidad y consolidación de los trabajadores en la escuela pública y la homologación de las condiciones de trabajo del personal concertado y han demandado "terminar con los procesos de subcontratación y privatización" de áreas como los comedores, limpieza y extraescolares.

Bildarratz, "sorprendido", no ve motivos para la huelga

El anuncio de la huelga ha llegado apenas unos minutos antes de que diese comienzo un Consejo de Gobierno que contaba con la presencia del consejero de Educación, Jokin Bildarratz. Como era de esperar, el titular de Educación ha sido preguntado por los periodistas a este respecto. Bildarratz, que se ha mostrado "sorprendido por el anuncio", ha recordado que los partidos se encuentran en este momento en una negociación "ejemplar" para tratar de aprobar un texto lo más consensuado posible en una ponencia parlamentaria por la que se ha pasado un centenar de expertos. "Me he reunido con más de 600 personas" ha reivindicado un consejero que se preguntaba en voz alta "cuál es el motivo de la huelga si el Parlamento es la representación soberana de la sociedad, si aún no hay ningún texto y si, además, en el texto no se va a hablar de las condiciones laborales de los docentes".

Bildarratz ha contrapuedto la búsqueda de consenso en el Parlamento frente a una huelga "difícilmente comprensible" que "va en contra de ese mensaje de diálogo y entendimiento". El consejero ha animado a preguntarse qué ganan los alumnos con este paro "contra un texto que no existe todavía".

UGT se desmarca de la huelga

Frente a la convocatoria de CCOO, Steilas y los sindicatos nacionalistas, UGT ha emitido un comunicado este mediodía desmarcándose de la huelga "porque no puede ser un objetivo en sí mismo, sino una herramienta cuando falla la negociación". Los de Raúl Arza consideran que todas las partes implicadas en el nuevo modelo educativo tienen que apostar al unísono por el acuerdo. "No se pueden establecer líneas rojas cuando se vive en una sociedad diversa y en un mundo globalizado", afirma la nota remitida por UGT. El sindicato, además, hace hincapié en que el euskera no debe ser "el epicentro de la reforma" y en la defensa de la libertad de las familias para elegir el modelo lingüístico en el que escolarizar a sus hijos. "Abogamos por el mantenimiento de los tres modelos existentes y el incremento de las horas de euskera e inglés como asignaturas no vehiculares. Los resultados negativos de nuestros estudiantes en los últimos exámenes PISA y de evaluación diagnóstica deben de ser un revulsivo para cambiar el modelo educativo a mejor", señalan.

Podría repercutir en los resultados académicos

Algunos expertos del mundo de la educación ya han apuntado precisamente eso que señala UGT: que un solo modelo educativo con el euskera como eje podría resentir aún más los resultados académicos, que no son precisamente los mejores en Euskadi. El borrador presentado para esta nueva regla plantea la implantación de un modelo educativo plurilingüe en el que el eje será el euskera, que se articulará a través de las dos lenguas oficiales y al menos una extranjera.

Destacados