Pásate al MODO AHORRO

El Superior de Justicia propina un serio revés al Gobierno vasco

El auto del Tribunal reconoce los daños económicos irrecuperables y considera que la actividad hostelera no tiene causa directa en la evolución de la pandemia

Tribunal Superior de Justicia del País Vasco / EFE
Tribunal Superior de Justicia del País Vasco / EFE

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco va más allá de la forma y entra al detalle analizando las medidas del Gobierno vasco para con la hostelería. Un análisis que desarrolla en un auto que tumba las razones legales y sanitarias que ha alegado el Ejecutivo vasco para defender el cierre de la hostelería. Es, por lo tanto, un duro varapalo para el Ejecutivo de Urkullu en el que el Tribunal no considera que haya una afección directa en la evolución de la pandemia por la actividad de la hostelería y reconoce que los daños económicos generados son irreversibles y difícilmente recuperables a través de ayudas. Además, el Superior de Justicia cuestiona el cambio de criterio del Gobierno, que permitió la apertura en diciembre y el 22 de enero modificó su postura. 

El Tribunal reconoce la generación de unas pérdidas generalizadas de difícil recuperación

En primer lugar, el Superior respalda el motivo para dictaminar esta medida cautelar que permite abrir los locales y a la que se agarraban los hosteleros. Se trata de los efectos del cierre que ”causan unos perjuicios económicos de difícil reparación” y que empujan a una “parte importante del sector al cierre”. El Gobierno había alegado que estos daños “no resultan patentes” y que eran fruto de una decisión “objetiva” que respondía a la evolución de la pandemia. El TSJPV ha rechazado esa visión señalando que  “en la denominada zona roja el cierre de las actividades hosteleras es total con lo que, al carecer de ingresos,  se genera un grave quebranto económico”.

La actividad de la hostelería no aparece claramente como causa del nivel de incidencia de la covid-19

El Tribunal ha considerado demostrado también que la actividad de la hostelería, siempre y cuando cumpla las medidas establecidas, “no aparece con claridad como causa de influencia en el elevado nivel de incidencia del virus tras la celebración de la Navidad”. Es una conclusión a la que llega tras analizar la documentación presentada por el la Dirección de Salud Pública del Gobierno vasco.

Es más el TSJPV achaca más a los encuentros navideños que a la actividad de los bares la evolución de la pandemia durante el mes de enero. Así, señala que “tales encuentros, según una parte importante de los epidemiólogos puede producir en torno al 80% de los contagios”.

El Superior cuestiona el cambio de criterio del Gobierno de diciembre a enero

Además, el auto cuestiona el cambio de criterio del Gobierno vasco al señalar que las medidas aplicadas en diciembre, como la reducción del aforo al 50%, limitaciones de horarios, de ocupación de mesas o prohibición del uso de la barra, “se han considerado medidas adecuadas al no aparecer entonces una subida de contagios con la hostelería abierta en estas condiciones”. En este sentido, no se explica por qué esas condiciones sí eran válidas para abrir en diciembre, pero no para hacerlo en febrero.

La apertura seguirá condicionada al resto de limitaciones de horario y aforo

Con este argumentario el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictado la anulación del cierre de la hostería decretado por el Gobierno vasco el pasado 22 de enero para los municipios en los que se superasen los 500 casos de incidencia por cada 100.000 habitantes. Eso sí. La apertura seguirá condicionada por todos los demás elementos del decreto del Gobierno vasco: reducción de aforo, horarios y no uso de la barra.

Lo más leído
Destacados