Pásate al MODO AHORRO

El TAV llegará a Euskadi en 2027 pero con soluciones "provisionales" para Bilbao y Vitoria

Para la capital vizcaína, la estación se construirá por el momento en Basauri, y en la alavesa el tren llegará a la estación actual en superficie y el soterramiento se abordará después

Estación de tren de Vitoria. / EP
Estación de tren de Vitoria. / EP

Es la historia interminable. Hasta 12 fechas diferentes se han barajado para la llegada de la Alta Velocidad a Euskadi y ahora el nuevo horizonte es 2027. Así lo ha confirmado la Ministra de Transportes, Raquel Sánchez, este jueves en una reunión con el consejero de vasco de transportes, Iñaki Arriola. Sin embargo, esta llegada no será como se esperaba, soterrada, sino que será con paradas provisionales sin soterrar. En el caso de Bilbao, esta solución pasaría por un apeadero en Basauri y el trasbordo en Cercanías hasta Abando. En el caso de Vitoria, se llegaría a la estación actual en superficie, en la calle Dato, y la integración y nueva estación se abordaría después. 

Al término de la reunión, Sánchez ha informado de que ambos gobiernos tratan de cerrar las encomiendas de gestión para que el Ejecutivo vasco ejecute parte de los accesos a Bilbao, en concreto el tramo del túnel de Zaratamo a Cantalojas, y también una parte del nudo de Arkaute para la llegada del TAV a Vitoria, algo que ya confirmó el pasado viernes Arriola en el Parlamento.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha remarcado el compromiso del Gobierno central con el TAV, en el que ha dicho que se llevan invertidos 3.800 millones de euros, y ha afirmado que "todo apunta" a que las obras de la plataforma estarán finalizadas "completamente en este lustro". Sin embargo, Sánchez ha remarcado que para que esta infraestructura entre en funcionamiento cuanto antes, Arriola ha hablado de finales de 2026 o principios de 2027, se trabaja en soluciones provisionales para la llegada del TAV a las capitales alavesa y vizcaína.

Tras explicar que la previsión es que la plataforma y la superestructura del TAV puedan estar terminadas en un plazo aproximado de cinco años, ha reconocido que desde el inicio de las obras se han producido "vicisitudes" y problemas, incluida la amenaza de ETA contra las empresas que trabajaban en el TAV, que han "frustrado las expectativas" de ver finalizadas las obras en un plazo más breve. En el caso del Gobierno actual, ha destacado que en los tres últimos años ha destinado 510 millones de euros a las obras del TAV en Euskadi.

Estas gestiones de entrada de la alta velocidad a Bilbao y Vitoria se acometerán mediante una encomienda de gestión, una petición realizada por el PNV. De esta manera, las instituciones vascas adelantarán el dinero y luego se lo cobrarán a la Administración central, titular de esta infraestructura, a través de un descuento en el Cupo.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados